bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 14 + 46:
 
año 64 de la era ibañez

el spirou de franquin (1946-1968)

“Es curioso, pero empecé a hacer Spirou sin conocer el trabajo de mis predecesores.
Hasta mucho después no descubrí lo que dibujó Rob-Vel y ni siquiera entonces lo leí todo.
¡Y tampoco todos los Spirou de Guillain! En aquella época no sabía
absolutamentenada del personaje y no sentí ni la más elemental curiosidad
por saber lo que se había hecho con él"

André Franquin
 

  Spirou y Fantasio es uno de los pilares del cómic europeo y, aunque fue creada por Rob-Vel, en 1938, para el semanario belga Spirou, André Franquin sería el dibujante que redefiniría la serie, catapultando su éxito. En este artículo vamos a hablar de esa etapa de la serie: aquella desarrollada por Franquin entre los años 1946 y 1968. Para entender mejor esta etapa, sería bueno dedicar unas líneas a la biografía del dibujante.

  Franquin nace en la ciudad belga de Etterbeek, un suburbio de Bruselas, un 3 de enero de 1924. El dibujante nunca presumió de haber tenido una infancia modélica, más bien al contrario: "En mi familia nos reíamos poco", explicaba al evocar su infancia. Utilizaba los cómics y la ilustración para evadirse de esa realidad un tanto gris. En aquel entonces, se publicaban muchas historietas americanas en las revistas locales (Mickey, Robinson, Hop-là, La Petit XXe, L'Os á Moelle). El primer dibujo que se conoce suyo es una suerte de bodegón formado por un jarrón con unas flores y un perro, realizado con tiza sobre una pizarra en febrero de 1929. Su padre, que no había valorado especialmente al muchacho, quedó impresionado por el dibujo que su hijo había sido capaz de realizar a tan temprana edad, que decidió pedir a un fotógrafo que inmortalizase la ilustración.


Primera ilustración conocida de Franquin
Realizado a la edad de cinco años (4/II/1929)

  A partir de ese momento, Franquin comienza a desarrollar su pasión por el dibujo, plasmando en su pizarra todo aquello que le llama la atención. Seis años después, en 1935, a los once años y medio, envia el dibujo de un indio a la sección infantil de la revista La Nación Belga, que sus padres leen de forma habitual. Era un diario de derechas, y el padre de André tenía unas ideología muy firme: profascista y antisemita. El dibujo del joven dibujante se publica en la edición del 4 de agosto de 1935. Se trataba de un indio, muy cerca de un par de tipis o tiendas indias. El joven Franquin lograba así que le publicasen un trabajo con poco más de once años (curiosamente, a la misma edad a la que a Francisco Ibáñez le publicaron sup primer dibujo, y precisamente también de un indio, en las páginas de la revista Chicos). Aquel era el año de la Exposición Universal de Bruselas y La Nation Belge animó a todos los jóvenes a enviar al periódico sus dibujos e ilustraciones de dicha exposición. Los mejores serían publicados en la página  "actualités enfantines" del rotativo. Franquin participa dibujando, explicando y desciribiendo sus visitas a la exposición y la forma en que  hizo sus dibujos. Envió un dibujo de Miss Universo descendiendo en carroza a la exposición, así como un periquito del parque de atracciones y un león del mismo parque.


Primeras ilustraciones publicadas de Franquin. La ilustración del indio fue la primera
en publicarse. Lo hizo en La Nation Belge un domingo 4 de agosto de 1935

   Tras cursar estudios de primaria en Saint-Antoine, ingresa en Saint-Boniface para cursar estudios secundarios (Humanidades, en Bélgica), Ambas son dos escuelas muy católicas en los que la religión tiene mucho peso. Aquella etapa marca a Franquin, que es consciente de la absurdez de las prácticas religiosas, y se revuelve contra ellas. Décadas después inspirarán muchas de sus "ideas negras". A finales de 1942 ingresa en la escuela de arte Saint-Luc, en Bruselas, contra la voluntad de su padre, que pretendía que estudiase la carrera de agrónomo, precisamente el oficio que a él le habría gustado estudiar (era banquero). Pero gracias a la tenacidad de su madre y de sus vecinos, su padre termina cambiando de opinión (¡gracias a Dios!). Por cierto, el padre de Franquin tenía una afición o pasión: la ornitología. Criaba en casa cientos de aves, y otros animales. No es de extrañar que Franquin elaborase numerosos gags relacionados con animales.


Izda.: Franquin, en su época escolar (1934). Dcha: Autoretrato de Franquin (1984)

  Saint-Luc era una escuela especializada en imágenes religiosas. Sus profesores se dan cuenta de que el chico no es especialmente diestro con los frescos religiosos y le encargan la tarea de dibujar ilustraciones inspiradas en las fábulas de Jean de Lafontaine. Allí conoce a  Liliane, la que sería su futura esposa. Durante la guerra, tiene la suerte de que la escuela de Saint-Luc está bien vista por las tropas alemanas, ya que Leon Degrelle había hecho muchos discursos pro-fascistas antes que empezase la contienda. Esa buena acogida de la escuela otorga ciertos privilegios a sus alumnos, especialmente a Franquin, que evita tener que ir al servicio de trabajo obligatorio que se aprovechaba de la mano de obra de los países ocupados, sin pagarles ningún tipo de sueldo.


Dibujo de Franquin realizado durante su etapa en Saint Luc

  En 1944, casi al final de la Segunda Guerra Mundial, la escuela tiene que cerrar por el peligro de los bombardeos, en los que podrían morir civiles. Franquin, ya con veinte años, conoce a Eddy Paape, un compañero de Saint-Luc, cuatro años mayor que él, que trabajaba en un estudio de animación belga: la CBA (Compagnie Belge d'Actualités). A través de él, Franquin consigue ser contratado y se convierte en animador. Allí conoce a otros grandes de la historieta belga: Morris (Maurice de Bevere), Peyo (Pierre Culliford) y Geo(rges) Salmon. En aquel tiempo también coincide con el dibujante Louis Haché, que ya había conocido en un círculo de dibujantes, quien le presenta a Jean-Jacques Schellens, secretario general de la Asociación de Editores Belgas, y que más adelante fundaría las ediciones Marabout. Había creado en 1944 la revista scout Plein-Jeu, de cierto caracter irreverente, y contrata a Franquin para que realice algunos dibujos realistas y humorísticos mientras este trabaja en CBA. En su segundo número, de febrero de 1945, se publican los primeros trabajos de André: cuatro dibujos realistas y uno humorístico. Durante los siguientes años (1945-47) Franquin colabora intensamente con Plein-Jeu enviando varias ilustraciones, realistas y humorísticas, en cada número. Va creciendo poco a poco como historietista, aunque paulatinamente va dejando de colaborar con dicha publicación, siendo su último trabajo el publicado en abril de 1949.
 


Portada de Plein-Jeu, nº 11 (V-VI/1946) / Dibujo de Franquin para Plein-Jeu


Ilustraciones para Plein-Jeu, nº 13 (IX-XI/1946)

  Tras la liberación en 1945, los dibujos animados norteamericanos invaden Europa y el pequeño estudio de CBA no puede mantener el tipo. Sus dibujantes, entre los que se encuentra Franquin, se quedan sin trabajo. En el caso de Franquin, al menos mantiene sus pequeñas colaboraciones con Plein-Jeu. Aquel año, Morris, que trabajaba como dibujante para Le mosquite, una revista publicada por Dupuis, presenta a sus antiguos amigos de CBA al editor, el legendario Charles Dupuis. El semanario Spirou necesitaba sabia nueva, más allá de gigantes como Jijé, Dineur o Doisy.  Franquin conoce a Dupuis en el otoño de 1945, en un cafe bruselense. No tarda en ofrecerle la posibilidad de retomar la serie de Spirou, que hasta entonces llevaba Jijé. Dupuis le pide a Franquin que se reúna con Jijé en casa de este, en Overijse, y que se deje aconsejar sobre cómo llevar las riendas de la serie. Franquin acude con Morris, y ambos consiguen meterse a Jijé en el bolsillo. Junto a Will, el grupo formaría la conocida "Bande à quatre" ("La banda de los cuatro"), primera generación de la famosa "escuela de Marcinelle" (o de Charleroi), en honor a la ciudad belga en la que se encontraba la redacción de Spirou. Ya contratado por Dupuis, Franquin realiza un primer trabajo que se publica en el Spirou el 22 de noviembre de 1945: un episodio de L'Aile Rouge (Ala roja).


Ilustración de L'Aile Rouge para Spirou (André Franquin, 22/XI/1945)

  Tras algunas ilustraciones y portadas para Le Moustique, recibe un encarguito de Jijé: realizar una primera aventura de Spirou: El tanque. Estamos ya en 1946, y Franquin decide darle una vuelta a la serie, alejándose de los convencionalismos de la época, buscando un estilo más realista. Resulta paradójico que Franquin no había leído nada de Spirou hasta le fecha. Ninguna página de las realizadas por sus predecesores (Robert Velter -Rob-Vel- y Joseph Guillain -Jijé-). El tanque se publica en el almanaque de la revista y resulta ser todo un éxito. Franquin sale triunfador de ese primer envite de Jijé, a pesar de que esa primera historieta, obviamente, aún presenta un estilo muy primitivo, lejos aún del que alcanzará a lo largo de los años venideros.


Portadas de Franquin para Le Moustique, nºs 24 y 34 (16/VI/1946)

 
Viñeta de El tanque (Almanaque de Spirou, 1947 - Dibujada por Franquin en 1946)

  Jijé se marcha a Italia y deja la serie en manos de Franquin. Una tarea nada fácil, ya que Jijé había dibujado ya las primeras tres páginas de la historieta (La casa prefabricada). Franquin se esfuerza para que el lector no note el cambio entre la tercera página (Spirou nº 426, 13/VI/1946) y lab (Spirou nº 427, 20/VI/1946). Con el tiempo redibuja incluso a un vendedor de telas judío que aparece en la aventura, con un aspecto un tanto despectivo en su primera versión. Recordemos que el padre de Franquin era antisemita, y ese poso, además de la propaganda nazi contra los judíos, podía aflorar de una u otra forma en el joven dibujante.


Viñetas de La casa prefabricada - última tira dibujada por Jijé (Spirou nº 426, 13/VI/1946) y
continuación dibujada por Franquin (Spirou nº 427, 20/VI/1946)

  Las siguientes historietas van un poco sin un rumbo fijo. Franquin intenta seguir los pasos de Jijé, improvisando guiones sin tener claro a dónde llegar. Se publican así un grupo de historietas cortas, de pocas páginas:

- Un farmaceútico espabilado (Spirou nº 443, 10/X/1946)
- La señora mayor (Spirou nº 444-447, 17/X/1946 a 7/XI/1946)
- La visita de San Nicolás (Spirou nº 448-452, 14/XI/1946 a 12/XII/1946)

  Tras el popurrí de historietas cortas, Franquin comienza entonces la que será su primera aventura larga de Spirou totalmente en solitario, Llevó por título La herencia, y se publica a lo largo de casi cuarenta números en el semanario Spirou (453-491). El guion gira en torno a una herencia que Spirou recibe de un tío al que no conoce. La herencia resulta ser un viejo caserón, de aspecto siniestro, en el que se encuentran a un tal Gaspar, un borracho agresivo, en cuya falsa chepa oculta el plano de un tesoro que les lleva hasta África. Pero en su viaje atraen con ellos, como un imán, a una banda de bandidos. En África, la pareja tiene que plantar cara a bestias salvajes y a indígenas belicosos, que resultan ser conocedores del secreto de su tío. El brujo de la tribu les conduce hasta una cueva donde se encuentra el tesoro. Un tesoro que consiste en una montaña de cajas de fuegos artificiales, de los que se sirve Franquin para cerrar la historieta con un tremendo gag final.


Viñetas de La herencia (Spirou nº 483, 17IVII/1947)

 Poco a poco, el dibujante va evolucionando el estilo de la serie. A lo largo de los siguientes meses se publican nuevas historietas cortas. En 1948 aparece un primer recopilatorio de historietas del Spirou de Franquin, toda una pieza de coleccionismo, que posteriormente se reedita en los álbumes Hors serie 1 y Hors serie 2. El resto de historietas cortas pendientes de recopilar se publicarían a posteriori en los álbumes Cuatro aventuras de Spirou y Fantasio y Los sombreros negros. La siguiente lista muestra una relación de aquellas historietas cortas, junto a los números y fechas en las que fueron publicadas:

- Spirou en la playa (Spirou nº 492, 18/IX/1947)
- Radar, el robot (Spirou nº 496-521, 16/X/1947 a 8/IV/1948)
- Los planos del robot (Spirou 522-540, 15/IV/1948 a 18/VIII/1948)
- Spirou se sube al ring (Spirou nº 541-566, 25/VIII/1948 a 17/II/1949)
- Spirou monta a caballo (Spirou nº 567-574, 24/II/1949 a 14/IV/1949)
- Spirou y los pigmeos (Spirou nº 589-616, 28/VII/1949 a 2/II/1950)
- Los sombreros negros (Spirou nº 617-635, 9/II/1950 a 15VI/1950)
- Misterio en la frontera (Spirou nº 636-652, 22/VI/1950 a 12/X/1950)
 
  A finales de aquella década, Franquin sigue entregando trabajos y colaboraciones con las revistas Plein-Jeu y Bonnes Soirées. En agosto de 1948 cruza el Atlántico para embarcarse en un viaje a EEUU, pasando por México, junto a Morris y Jijé, buscando un empleo en lo estudios Disney. El periplo fue plasmado en cómic, en un álbum dibujado por Olivier Schwartz, con guion de Yann: Gringos locos. Aquel viaje marca mucho a Franquin, especialmente su paso por México, que le sirve de inspiración posteriormente en álbumes de Spirou y Fantasio como El dictador y el champiñón. En el país azteca, de hecho, Franquin dibuja parte de la historieta Spirou y los pigmeos. ¡Tuvo que dibujar de memoria el interior de una casa típica bruselense, a miles de kilómetros de distancia!


Portada y contraportada de Gringos locos (Schwartz & Yann, Dupuis, 2012 / Dibbuks, II/2016 )

  En 1950, al comienzo de Misterio en la frontera, Franquin empieza a dibujar las páginas con solo dos viñetas por tira. Este cambio de estilo se manifiesta especialmente en la historia larga Hay un brujo en Champignac. Se trata de una de las primeras señas de identidad de Franquin, no utilizadas antes. Un recurso del que se sirve el dibujante para aumentar el campo visual en cada viñeta, a pesar de que se remonten a posteriori en las tres viñetas por tira habituales. Franquin ya tiene veintiséis años y han transcurrido cuatro años desde que se echase a la espalda la serie estrella del semanario belga. Ha madurado su estilo y enriquece la serie con nuevos personajes, como el conde de Champignac, que introduce a partir del Spirou nº 653 (19/X/1950). En realidad, el personaje original no era un conde, sino un barón, pero unas páginas después Franquin se autocorrige utilizando a un alcalde dubitativo, que cambia el título nobiliario en un lapsus.


Izda: Misterio en la frontera (Spirou nº 642, 3/VIII/1950) - Franquin empieza a dibujar tiras con solo dos viñetas
Dcha: Hay un brujo en Champignac (Spirou nº 653, 19/X/1950) - Primera aparición del Conde de Champignac

   La idea original de la aventura se la había dado Henri Guillain, hermano de Jijé. Era profesor de matemáticas en una escuela religiosa. Cierto día repara en un enorme plancha de madera llena de hongos que había en la escuela. A partir de esa idea, desarrolla el guion de la aventura. En cuanto a la localización del conde, Franquin se inspira en el castillo de Natoye, en la provincia de Namur, en su Bélgica natal. Su suegro tenía un amigo granjero que fue compañero de filas durante la guerra y vivía cerca de allí. En aquel entonces el castillo tenía graves daños en su interior, debido a la contienda. Y es que, antes de irse, tras la liberación del país, los nazis les dejaron un regalito: volaron el castillo, no sin antes llevarse mobiliario y otros enseres de valor. Posteriormente sería restaurado hasta adquirir el aspecto que se muestra en la fotografía que aparece bajo estas líneas:


Arriba: Castillo de Champignac, donde vive el Conde, protagonista de las aventuras
Abajo: Castillo real en el que se inspira (Natoye, Provincia de Namur, Bélgica)

  El personaje del Conde de Champignac es bautizado como Pacôme Hegesipo Adelardo Ladislao. Se encuentra con Spirou y Fantasio por casualidad, mientras estos le siguen la pista a un misterioso mago que estaba alterando la vida del pueblo Champignac-en-Cambrousse, y que no es otro que el propio conde, como les confesará él mismo. De unos cincuenta años, alto y delgado, con bigote y barbilla larga y puntiaguda, es un personaje erudito, cultivado, conocedor de diversas disciplinas científicas (física, química, electrónica, biología...), y apasionado por la micología, la ciencia que estudia las setas. Cultiva, de hecho, hongos de diversa naturaleza que encuentra en las inmediaciones del pueblo y del castillo. A partir de ese primer encuentro, se convierte en un amigo inseparable de Spirou y Fantasio.


Una de las primeras apariciones del Conde de Champignac (Spirou, nº 669, 8/II/1951)

  No es el único personaje nuevo. En la siguiente aventura, Spirou y los herederos (Spirou nº 693-726, 26/VII/1951 a 3/III/1952), Franquin sigue creando nuevos personajes, esculpiendo su "universo spirouriano". En la siguiente aventura, crea su primer villano para la serie: Zantafio. Su nombre parece un evidente juego de palabras con el nombre de Fantasio, y es que resulta ser primo suyo. En el mismo álbum, Franquin se saca de la manga al legendario marsupilami, una criatura ficticia, de cola prensil y reproducción ovípara, que habita en la selva de Palombia. Se trata de un mamífero monotrema, único en su especie, como el ornitorrinco. Una suerte de mono araña o marsupial con piel moteada, amarilla, que recuerda a la de un leopardo y con capacidad de articular ciertos vocablos. Debutó en el Spirou nº 720 (31/I/1952), inspirado en una idea peregrina de los muchachos (Will, Morris y el propio Franquin): durante los viajes que hacían en tranvía hacia Bruselas, imaginaron que al revisor, que estaba a mil cosas, no le vendría mal una cola "multiusos". De ahí que, posteriormente, Franquin recicle la idea en sus historietas. El nombre de la criatura proviene de la fusión de tres vocablos: "marsupial", "Pilou-Pilou", un personaje de Popeye de Segar, conocido en España como Eugenio, el Jeep, que Franquin leyó de niño, y "ami", amigo, en francés.


Eugene the Jeep (personaje de Popeye) y el marsupilami


  Spirou y Fantasio consiguen capturar al esquivo animal y traerlo enjaulado hasta Champignac, donde termina en el zoológico local. Pero los protagonistas no tienen la conciencia tranquila: al comienzo del siguiente álbum, Los ladrones del marsupilami, deciden devolverlo a su hábitat natural, en la selva de Palombia. Desgraciadamente, un ladrón aprovecha la oscuridad de la noche para secuestrar a la exótica criatura, que termina en el circo de un pérfido personaje: Zabaglione, como domador de caballos. La historia lleva a la pareja protagonista a alistarse en el circo con un número de ilusionismo para intentar rescatar al marsupilami.


El marsupilami, al comienzo de Los ladrones del marsupilami (Spirou, nº 729, 3/IV/1952)

  Durante un año y medio, Franquin dibuja su nueva aventura: El cuerno del rinoceronte (Spirou nº 764-797, 4/XII/1952 a 23/VII/1954). Aunque en un principio la había titulado Spirou y el turbotracción, motivado por el nombre del espectacular coche que había diseñado (inspirado en los diseños del ingeniero Grégoire), Franquin decide rebautiizar la aventura entre los números 787 y 788 de la revista. Y es que la improvisación es una de las señas de identidad de Franquin, que rechaza conocer el desenlace de una aventura de antemano, al comenzarla. El devenir de esta le llevó a realizar dicho cambio de título en mayo de 1953. Es una aventura especial porque Franquin introduce por primera vez a un primer personaje principal femenino: la atractiva periodista Seccotine. Es, de hecho, uno de los primeros personajes femeninos de la historieta franco-belga, además de convertirse en un personaje recurrente en la serie, rivalizando con Fantasio en su rol de periodista. En la aventura, el afán de Fantasio por conseguir un buen artículo para la prensa, termina arrastrándole, junto a su compañero Spirou, al norte de África (Sidi-Bou-Bouk), hasta una reserva natural cercana a la frontera del Congo. La aventura recibe el azote de la censura, que no concube la idea de que se publiquen armas de fuego, que fueron eliminadas antes de su publicación. Incluso el propio Franquin tuvo que eliminarlas él mismo y redibujar las manos de los protagonistas de cara a la publicación de la aventura en formato álbum en 1970. La anécdota es que un editor alemán solicitó los fotolitos de la aventura para su publicación en el país germano, pero la quiebra de la editorial bávara supuso la desaparición de estos. Dupuis no tenía ninguna copia de los mismos, y los originales se habían repartido entre amigos de Franquin, así que tuvo que redibujar algunas páginas, con ayuda de otro dibujante, para la publicación en álbum. Años más tarde, cuando Franquin le cuenta la anécdota a un colega, este le confiesa que, sorprendentemente, era él quien tenía en casa aquellas páginas desaparecidas.


El cuerno del rinoceronte - Viñetas afectadas por la censura
(Spirou nº 764-797, 4/XII/1952 a 23/VII/1954)

 En El dictador y el champiñón (Spirou nº 801-838, 20/VIII/1953 a 6/V/1954), Franquin vuelve a llevar a los protagonistas a Palombia, motivados por la idea de devolver al marsupilami a su entorno natural, deda la cantidad de desastres que la criatura provoca a su alrededor. En Palombia la cosa no cambia mucho: los efectos que provoca el marsupilami hacen que los protagonistas sean capturados y llevados hasta el palacio del tirano Zantas, pseudónimo adoptado por Zantafio. El personaje ha degenerado, movido por su ambición, y se plantea invadir el vecino país de Guaracha. Ofrece, de hecho, a los protagonistas formar parte de su ejército. Spirou y Fantasio se las apañarán para intentar desbaratar los planes del dictador, aunque parte del mérito del logro de la misión es también atribuíble a  Seccotine. Sería interesante recordar, por cierto, y más estando como estamos en la página NO oficial de Mortadelo y Filemón, que muchos álbumes de esta etapa serían fuente de inspiración para un Francisco Ibáñez que debutaba con sus aventuras largas. Algunas escenas como la del gorila en el barco fueron imitadas por el dibujante catalán en Valor... ¡y al toro!, con una criatura diferente (un toro en lugar de un gorila), que sembraba igualmente el caos por la cubierta del barco.
 


Arriba: El Dictador y el Champiñón (A. Franquin, 1953-54)
Abajo: Valor... ¡y al toro! - Francisco Ibáñez (1970)
 
  La máscara, publicada en el Spirou nºs 840-869 (20/V/1954 a 29/XII/1954), presenta una trama propia de una novela policíaca. Abre con un Fantasio muy cabreado tras su despido del rotativo Le moustique. Para colmo, le han robado algunas fotos de carnet que tenía por casa. Spirou intenta tranquilizarle, pero más tarde se cruzan con un tipo que afirma que Fantasio le ha agredido y le ha robado unos relojes de oro. Los robos continúan: la pareja presencia en un televisor, mientras pasean, una grabación en la que Fantasio aparece robando  una máscara egipcia en el museo de arqueología. Nada tiene sentido. Fantasio lo niega todo, y Spirou decide investigar en la casa de un vecino de Fantasio, donde encuentra un busto de yeso con el rostro de su compañero, además de un material elástico que recuerda al látex. Todo apunta a que alguien habría creado una máscara para reemplazar la identidad de Fantasio. El desarrollo de la aventura lleva a los protagonistas al sur de Francia, donde intentarán desarticular a la banda que anda detrás de los robos, y cuyo líder no es otro que Zantafio, una vez más, que incluso intenta huir, tras ser capturado por Spirou, utilizando la máscara, como si de un globo aerostático se tratase. Franquin sigue creciendo y deleitándonos con cada nueva aventura. Esta vez con un género diferente, con un ambiente más intrigante, más "thriller", con muchas escenas de acció y persecuciones, y con el Tour de Francia como telón de fondo.


Fantasio en plena carrera ciclista - Spirou nºs 840-869 (20/V/1954 a 29/XII/1954)

  En 1954, Franquin lee un libro sobre submarinismo escrito por el legendario Jacques-Yves Cousteau. El francés y su compañero Émile Gagnan habían desarrollado un reguladores de presión, utilizados aún hoy en día, que permitían sumergirse con escafandras autónomas en una época en la que el buceo no había despegado aún y solo unos pocos se animaban a meterse bajo el agua con una bombona de gas. Motivado por aquella lectura, Franquin planea relizar su siguiente aventura utilizando el submarinismo como hilo conductor. Y será la primera vez en la que el dibujante decida elaborar un guion previo, unas notas o borrador. Inspirándose en las fotografías y documentos existentes sobre los avances de Cousteau y Gagnan, decide llevar a Spirou y Fantasio bajo las aguas en una aventura que llevó por título La guarida de la morena (Spirou nºs 871-904, 23/XII/1954 a 11/VIII/1955). Reaparece en ella el conde de Champignac, que desarrolla, bajo los efectos de un suero que potencia la inteligencia, un traje de buceo capaz de sumergir a quien lo lleva puesto doscientos metros bajo el agua, además de un pequeño submarino monoplaza, muy maniobrable, que será clave en el devenir de la aventura, ya que permitirá participar en el concurso organizado por el magnate Hamadryas, cuyo fin es explorar el fondo marino del Cabo Rosa y así descubrir que le pasó a uno de sus barcos, el "Discreto", que se hundió misteriosamente en aquel lugar. Se trata de uno de los mejores álbumes de la serie, con un Franquin que por fin ha encontrado un estilo propio y que firma una aventura redonda, que sirve, además, para descubrirnos un nuevo secreto sobre el marsupilami: es una criatura anfibia, capaz de desenvolverse como pez en el agua en el líquido elemento. Por cierto: un lustro después, en 1959, se publica un álbum-disco en la colección Pétit Ménestrel, narrando la historieta. Franquin, Roba y Jidéhem dibujaron algunas ilustraciones para dicho proyecto.


Spirou prueba por primera vez el submarino monoplaza desarrollado por el conde de Champinac
La guarida de la morena (Spirou nº 871-904, 23/XII/1954 a 11/VIII/1955)

 Al año siguiente, en 1955, Franquin tiene algunos roces con la editorial Dupuis y decide comenzar a colaborar con el semanario Tintin, la competencia directa de Spirou. Franquin había descubierto que Dupuis le había ocultado la reimpresión de uno de sus álbumes de Spirou, además de otra tirada de siete mil ejemplares de otra serie. Incluso le escamotearon siete mil francos en concepto de derechos de autor, así que se toma la justicia por su mano. Para Tintin crea la serie Modesto y Pompón, recientemente publicada de forma integral por Dolmen en nuestro país. Colabora con dicha serie hasta 1959, a razón de una página semanal, con guiones del gran René Goscinny y de Greg. Posteriormente Dino Attanasio toma las riendas de los dibujos de la serie, con guiones igualmente de Greg, que facilita esa etapa de transición en la serie tras la marcha de Franquin (cuyo último gag se publica el 8 de julio de 1959).


Portada de Modesto y Pompón (nº 4, Editorial Himalaya, 1990 - A. Franquin)

  En septiembre de ese mismo año Franquin comienza a dibujar una historieta más corta que llevó por título El Súper Quick (Spirou nºs 907-915, 1/IX/1955 a 27/X/1955), otra aventura de tono policíaco en la que los protagonistas tienen que investigar una serie de robos de automóviles, un tema que apasiona a Franquin. En aquellos años el dibujante colaboraba con algunas ilustraciones para la sección automovilística de Starter, en el semanario Spirou, así que estaba más que puesto en lo que a la ilustración de coches se refiere. La aventura recupera al circo de Zabaglione, un lugar en el que ya trabajaron Spirou y Fantasio, refugio de toda suerte de maleantes.


Viñeta extraída de El Súper Quick (Spirou, nº 907-915, 1/IX/1955 a 27/X/1955)

  En Los piratas del silencio (Spirou nºs 916-940, 3/IX/1955 a 19/IV/1956), Franquin nos muestra una nueva faceta más del marsupilami: su capacidad de hablar. Un atributo del que se arrepentiría posteriormente el dibujante, como le reconocería en cierta entrevista a Yvan Delporte. Aunque el animal solo habla durante media docena de viñetas, parece limitarse a repetir, como un loro, palabras o sonidos que escucha: Spirou, Juan Corto... Aunque en la última viñeta del álbum el marsupilami suelta una frase mucho más elaborada. En la aventura Fantasio recibe un encargo de Le Moustique para escribir un artículo sobre Incognito City, una ciudad muy moderna en la que viven celebridades (estrellas de cine, millonarios...) para refugiarse de los periodistas. Una suerte de Marbella donde las fotografías y los paparazzis están estrictamente prohibidos. Fantasio se las ingenia, cual espía, escondiendo mini-cámaras en objetos comunes, como su propia pipa o su reloj, para lograr recoger alguna instantánea para su reportaje. Cuando están a punto de acudir a la ciudad, el marsupilami se presenta en su casa, solo, habiendo abandonado el castillo de Champignac, lo cual llama la atención de Spirou y Fantasio. La pareja no es capaz de localizar al conde por teléfono, aunque, finalmente deciden viajar hasta la ciudad de la élite. Una ciudad en la que, por cierto, los hoteles no aceptan animales (Spip y el marsupilami resultan ser un problema). Alphonse Minet, un hombre mayor y soltero se ofrece entonces a acogerlos en su casa. Pero los hombres de un villano llamado Juan Corto secuestran a Fantasio. Con la ayuda del marsupilami, que hace de mensajero entre ambos protagonistas, Spirou logra liberar a Fantasio y al propio conde, también capturado por la banda de Juan Corto. En dicho álbum, por cierto, Franquin cuenta con la ayuda de Will, que dibuja la mayoría de los fondos, especialmente los de Incognito City. El guion por cierto, está acreditado a Maurice Rosy. No es de Franquin.


El marsupilami artícula una frase elaborada en la última viñeta del álbum
Los piratas del silencio (Spirou nº 916-940, 3/IX/1955 a 19/IV/1956)

   En La mina y el gorila (Spirou nºs 944-966, 17/V/1956 a 18/X/1956), Franquin regresa a África. En esta ocasión los protagonistas viajan a Molomonga, en el centro del continente, en una expedición con marcado carácter periodístico, buscando los esquivos gorilas del monte Kilimaki. La aventura aún mantiene su visión caricaturesca del continente africano, un lugar en el que los hipopótamos, en el río, parecen piedras sobre las que se puede transistar, y las tribus indígenas parecen más cómicas que malvadas. Franquin no se considera racista, pero cree oportuno hacer humor con las tribus aborígenes de color, como podría hacerlo con cualquier otro ser humano. La misión de Spirou y Fantasio no será nada fácil y los protagonistas tendrán que realizar esfuerzos sobrehumanos para llegar hasta su meta. La aventura, por cierto, sufrió un nuevo cambio de título. Se publicó inicialmente como Le gorille a mauvais mine, pero tenía ciertas connotaciones negativas, al incluir la palabra "mauvais" (malo), así que se cambió muy pronto por Le gorille a bone mine (literalmente, El gorila tiene buen aspecto).


Inolvidable viñeta de la aventura, con los hipopótamos que parecen rocas
La mina y el gorila (Spirou nº 944-966, 17/V/1956 a 18/X/1956)

  Franquin ya ha alcanzado su clímax como historietista en la serie. Hemos hablado ya de álbumes muy buenos, como La guarida de la morena o La mina y el gorila, pero muchos consideran El nido de los marsupilamis (Spirou, nºs 969-991, 8/XI/1956 a 11/IV/1957) como su obra maestra en la serie, un hecho que se vio respaldado con las ventas del álbum, muy superiores al resto. Cuesta creer que Franquin se deshiciese de los derechos del marsupilami en los años ochenta. Cuando Franquin comienza a dibujar este nuevo álbum a finales de 1956 la asigna otro título (La película del año), una tónica habitual, como vimos. A medida que Franquin desarrollaba el guion, surgían nuevas ideas o títulos más apropiados para una aventura larga. En esta ocasión, el título original guardaba relación con el comienzo de la aventura: Spirou y Fantasio acababan de regresar de África y se disponen a realizar un documental sobre el marsupilami, pero Seccotine se les adelanta y les sorprende con un espectacular reportaje sobre el animal rodado en plena selva de Palombia, contando de manera detallada su día a día y la forma en que este se reproduce. Al terminar el documental, Spirou y Fantasio felicitan a Seccotine por su calidad, a pesar de haberse quedado fuera de juego. La historia ve la luz el mismo año en el que nace la hija de Franquin, Isabelle, así que no parece descabellado ver los paralelismos entre la vida de Franquin y la del marsupilami: romanticismo, apareamiento, preparación del "nido", alumbramiento... A pesar de todo, Franquin lo niega todo y afirma que el parecido no fue más que una simple y casual coincidencia.


Viñetas originales de El nido de los marsupilamis (Spirou, nº 980, 24/I/1957)

  Cuando la aventura aparezca posteriormente en formato álbum, lo hará publicada junto a otra historieta más corta publicada un año después: La feria de los gángsters (Spirou, nºs 1034-1045, 6/II/1958 a 14/IV/1958). En la historia, un extraño individuo de aspecto oriental llamado Soto Kiki acude a Spirou y Fantasio buscando ayuda para proteger a un multimillonario (John P. Nut), del que dice ser su guardaespaldas. El  terrible bandido Lucky Caspiano le tiene ganas y querría quitárselo de en medio después de que el primero le echase de los EE UU. Unos días después, Spirou recibe una llamada de Kiki informándole del secuestro del hijo de John Nut, así como del paradero de los gágsteres, que se hallarían en una feria local, en la plaza de San Pancracio. Spirou acudie al lugar para rescatar al pequeño y detener a los bandidos. En la historieta Franquin introduce un par de cameos del divertido Gastón, del que hablaremos a continuación.


Izda: La feria de los gángsteres (Portada Album du journal nº 66, 1958)
Dcha: La feria de los gángsteres (Spirou, nº 1034, 6/II/1958)

  En febrero de ese año de 1957, y con ánimo de redinamizar la revista, Franquin crea a uno de sus personajes más emblemáticos, si no el que más: Gastón el Gafe (Gaston Lagaffe), un empleado de la editorial Dupuis con pocas ganas de trabajar, pero con una enorme capacidad para provocar desastres allá donde va, de ahí su nombre. Un gafe, un cenizo, un anti-héroe, en definitiva. Su primer dibujo fue publicado en el nº 985 de la revista Spirou (29/II/1957), en la parte inferior de la quinta página. Al principio, introduce al personaje de manera ocasional, pero no tardará en crear sus primeros gags. En sus comienzos, Jidéhem (al dibujo) e Yvan Delporte (en el guion) ayudaron a Franquin con el personaje. Hacia 1968 el autor asume en solitario la completa elaboración de la serie. Franquin no tarda en realizar un primer cameo del personaje en la serie Spirou y Fantasio. En concreto en el 1014 (19/IX/1957) podemos ver al personaje paseando en bicleta mientras lee el periódico, ajeno al tráfico de la ciudad. La viñeta pertenece a la siguiente historia larga de la serie, El viajero del mesozoico (Spirou, nºs 992-1018, 18/IV/1957 a 17/X/1957).


Franquin realiza el primer cameo de Gaston en Spirou y Fantasio
El viajero del mesozoico (Spirou, nº 1014, 19/IX/1957)

  Pero antes de hablar de esa nueva aventura, si nos ceñimos al orden estrictamente cronológico, deberíamos recordar que en el verano de ese año el semario Spirou alcanza el nº 1000, trras dos décadas publicándose ininterrumpidamente, salvo algunas excepciones durante la guerra. Para celebrar tal efeméride, se publica una historieta corta de dos páginas del personaje: Spirou 2000 (13/VI/1957). Además, Franquin prepara durante tres meses una portada con más de mil rostros de Spirou para la ocasión. Casi nada. Y, por si fuera poco, el dibujante incluye ocho anomalías entre esas mil caras (en realidad 999 y una de Gastón Elgafe), que el lector habría de encontrar pacientemente (caras con un Spirou con gafas, bigote...). La portada, no obstante, tardaría décadas en ser coloreada. Fue en 1986, en el estudio Leonardo. En el siguiente enlace restauraron y publicaron ambas páginas con una calidad inusitada partiendo de unos escaneos de Les Memoires de Spirou, Franquin: Le géant du rire y del integral de Franquin publicado por Rombaldi. En la historieta, los autores imaginaban cómo sería ese futuro número 2000 de la revista, de ahí su título.


La historieta Spirou 2000 al completo (Spirou, nº 1000, 13/VI/1957)

  Solo tres números después, se publica la historieta corta La gamba (Spirou, nº 1003, 4/VII/1957). Otra historieta corta en la que Spirou y Fantasio se van a la playa, y en la que Fantasio confunde la crema solar con la mayonesa. Ambas historietas cortas (Spirou 2000 y La gamba), se publican en mitad de la mentada aventura larga El viajero del mesozoico, que Franquin termina en otoño de ese mismo año. La aventura parece adelantada a su época. Si Steven Spielberg nos hizo soñar con dinosaurios al llevar a la gran pantalla a la célebre novela de Michael Crichton, Parque Jurásico, Franquin deleita a sus lectores con una aventura de dinosaurios en plena guerra fría. Todo empieza cuando el conde de Champignac se trae un enorme huevo de dinosaurio durante una expedición a la Antártida intentando probar un invento suyo, mientras Spirou y Fantasio hollaban la selva africana. A su regreso a la Belgique, decide intentar devolver a la vida a la criatura, ya que el frío polar parece haber conservado en buen estado un huevo que se puso cincuenta millones de años antes. Una suerte de criogenización natural. Pero el marsupilami, con una de sus habituales despistes, termina acelerando el proceso y provoca la eclosión del huevo. El joven plateosaurio, envejece más rápido de lo normal, creciendo de manera descomunal en un tiempo récord, mientras siembra el caos en el pueblo vecino. El ejército tiene que intervenir, intentando ejecutar el dinosaurio. Los protagonistas intentarán evitar la tragedia. Franquin parece evocar recuerdos de juventud al desarrollar esta aventura: durante su infancia, solía visitar con frecuencia el Museo de Historia Natural bruselense, muy próximo a su domicilio. Allí se encontraban expuestos los conocidos iguanodontes de Bernissart. Dicen que lo que aprendemos de niños nos marca para siempre, y no es descabellado pensar que el dibujante estuviese motivado por aquella fascinación juvenil en el momento de empezar esta aventura. Seguro que también influyó en Franquin un sentimiento anti-militarista. Se libró del servicio militar en una época en la que solo se reclutaba a los mejores, tras la Liberación, y en la aventura aflora la parodia de las tropas, pero la crítica militar será una constante a lo largo de su carrera, especialmente en sus Ideas negras.


Parte de una de las planchas originales de El viajero del Mesozoico
(Spirou, nº 998, 30/V/1957)

  Tras los avatares y humillaciones sufridos en la aventura, Fantasio se declara en huelga en un artículo en el que decide no colaborar más con la revista Spirou. El artículo se publica en el nº 1019 (24/X/1957). Y, para recargar las pilas, opta por tomarse unas vacaciones al sol, lejos de preocupaciones y quebraderos de cabeza. Es el hilo conductor de la corta Vacaciones sin aventuras (Spirou, nºs 1023-1033, 21/XI/1957 a 30/I/1958). Junto a Spirou, y a bordo del flamante Turbotracción, Fantasio se desplaza a la Provenza francesa, al sur del país galo. En otro de sus despistes, se deja la llave puesta en el vehículo, que es confundido por un magnate del petróleo, Ibn-Mah-Zoud, debido a su daltonismo, y que termina llevándose el coche por error. El emir resulta ser un conductor pésimo, un peligro al volante, y deja el coche hecho fosfatina. Para compensarles, les regalará un flamante vehículo, el "Turbotracción 2". Un regalo que, además, el emir no permitie que sea rechazado por los protagonistas. Al final de la historieta, por cierto, Franquin vuelve a hacer un cameo de Gastón, subido en su bicicleta y pidiendo a Spirou y Fantasio que regresen pronto a la redacción. La aparición de todas estas historietas cortas era la forma que tenía Franquin de completar sus aventuras largas hasta llegar a las sesenta páginas que llevaba cada álbum. Incapaz de realizar historias tan largas, las complementaba con estas historietas más cortas.


Página sobre el nuevo modelo del Turbotracción
(Spirou, nº 1000, 3/VI/1957)

  En 1957 Dupuis publica una nueva revista de Spirou: el Spiroupoche, una revista de bolsillo, con carácter publicitario, para cuyo primer número Franquin, con ayuda de Jidéhem, dibuja la historieta corta Fantasio y el sifón (Spiroupoche, nº 1, III/1957) a partir de un guion de Marcel Denis. Lamentablemente, la revista no tiene continuidad y, aunque se prepara un segundo número, nunca llega a publicarse. Sí se rescató, eso sí, la segunda historieta que los mismos artistas realizaron para dicho número inédito: Los patines teledirigidos. Ambas se publicaron en nuestro país, en el integral de Dibbuks (ver la relación de historietas de Spirou y Fantasio, al final del artículo).


Portada y primera página del Spiroupoche nº 1 (Dupuis, III/1957)

  En 1958, en plena guerra fría, Franquin se saca de la manga una historieta con cierto trasfondo político: El prisionero de Buda (Spirou, nºs 1048-1082, 15/V/1958 a 8/I/1959), también publicada en España como El prisionero de los siete budas. El conde de Champignac esconde en su castillo a un amigo soviético, escapado de la U.R.S.S., huyendo del yugo comunista, falto de libertades. Cuando Spirou y Fantasio llegan al castillo, se encuentran unas plantas y flores descomunales, además de unas medidas de seguridad poco habituales en la residencia del conde. Este les explica que su anfitrión y amigo no es otro que el científico Nicolás Nikolayevich Inovskyev, quien habría desarrollado un máquina (el G.A.G.) capaz de hacer crecer las plantas, anular la gravedad o generar tormentas de nieve a voluntad. Boris y Alexandre, una pareja de espías soviéticos, intentan apoderarse del G.A.G., sin éxito. Tras ser arrestados, revelan que el invento no tiene un único inventor, ya que el científico norteamericano Harold W. Longplaying, preso en Asia, habría sido cocreador del aparato. Spirou y Fantasio habrán de viajar hasta el valle de los siete budas para evitar que el invento caiga en manos de un gobierno que podría utilizarlo con fines militares.


Viñeta extraida de El prisionero de Buda (Spirou nº 1050, 29/V/1958)

 Aficionado a la lectura de la célebre revista norteamericana National Geographic, Franquin había leído un artículo sobre China y su valle de los siete budas, que le habría motivado a la hora de elegir un escenario diferente para su nuevo álbum. En la aventura, de trasfondo pacifista, Franquin se vale de un esquema bastante recurrente en las novelas y películas de espionaje, con un científico secuestrado, tramas para liberarlo, bases secretas, espionaje, comunismo soviético frente a un occidente encarnado por americanos y británicos... clichés aderezados por el savoir faire de Franquin. El trabajo que el dibujante llevaba a sus espaldas era brutal: colaboraba con Spirou (Gastón, Spirou y Fantasio, cabeceras, dibujos para diversas secciones...), pero también con Tintin (Modesto y Pompón) e incluso el diario francés Le Parisien liberé decide publicar aventuras inéditas de Spirou. Un compromiso en el que le puso Dupuis, que quería ofrecer esas aventuras gratuítamente al rotativo para promocionar el personaje más allá del semanario belga Spirou. Franquin está desbordado y tiene que buscar ayuda con muchos colaboradores. De hecho, en esta aventura cuenta con Michel Greg en los guiones, y la ayuda de Jidéhem, pero no es suficiente. Tiene que montar todo un taller alquilando un apartamento en Bruselas, cerca de su casa. Roba se hace cargo de fondos y personajes secundarios en Tembo Tabú, Los hombres burbuja y Las miniaturas, Jidéhem le ayuda y le entinta, Guy Van Schelle colorea, Will se encarga del periódico en ciertos momentos... Franquin necesitaba cercanía humana con esas tareas y rechazaba la idea de enviar todo ese material por correo. Con todo, no podemos afirmar que hubiera un "Estudio Franquin" (como el de Hergé o Peyo), sino una serie de colaboraciones puntuales, más o menos largas. Además, Franquin siempre reconoció el talento de todos y cada uno de ellos (guion, tinta, color...), algo que no sucedía en el estudio Hergé, por ejemplo.


André Franquin en primer plano, con Jidéhem detrás y Roba a la izquierda, a finales
de los años cincuenta, en aquellos años en los que tuvieron que colaborar

  Durante la publicación de la anterior aventura, en el nº 1065 de la revista Spirou (11/IX/1958), se publica una historieta de cuatro páginas de carácter didáctico: Spirou descubre Europa, con dibujos de Franquin y Jidéhem, a partir de un guion de Octave Joly. Spirou era invitado a la Exposición Universal de Bruselas de 1958, para la que se erigió el célebre Atomium, icono de la capital belga. Nos cuenta la historia de la C.E.C.A. (Comunidad Europea del Carbón y el Acero), precursora de la Europa actual. La historieta se incluirá en la sección L'Oncle Paul, que solía narrar cada semana algún suceso histórico de relevancia.


Original de la historieta Spirou descubre Europa (Página 2-B, Spirou nº 1065, 11/IX/1958)

  Toca hablar ahora del Le Parisien liberé, un periódico que publica tres historietas de Spirou entre los años 1958 y 1960: Tembo Tabú, Spirou y los hombres burbuja y Spirou y las miniaturas. La primera de ellas se publicaría más de una década después en el semanario Spirou (nºs 1721-1723, 8-22/IV/1971), cuando Fournier ya estaba metido en harina con la serie. En estas tres historietas Roba colabora con Franquin en los dibujos. Ambos autores se ponen de acuerdo previamente en qué partes haría cada uno. A menudo abocetaba Franquin, pero en ocasiones también lo hacía Roba, si los elementos de dicha página o viñeta eran los suyos. Las fechas de publicación de las historietas no están claras. Se sabe que aparecieron entre 1958 y 1960, pero ante la disparidad de información hallada preferimos no confirmar fechas. Greg se hace cargo del guion en Tembo Tabú. Explica que Franquin quería hacer una historia con elefantes. Solía sorprenderle con alguna idea en sus reuniones, a veces sacadas de la revista National Geographic, que leía a menudo, como vimos. El formato de las planchas tuvo que cambiar, para adaptarse a las limitaciones del periódico, por lo que Franquin tuvo que abandonar su "cinemascope", basado en dos viñetas por tira que venía haciendo habitualmente. El cambio de formato le obliga, además, a rellenar con gags marginales los huecos en blanco de la parte superior de cada página en el momento de la publicación de la aventura en formato álbum, para rellenar esos vacíos tan evidentes.


El cambio de formato en Tembo Tabú obliga a Franquin a rellenar los márgenes
en el momento de la publicación de la aventura en formato álbum

  La aventura lleva a la pareja protagonista de nuevo a África, en una expedición que buscaba un encuentro con el escritor norteamericano Oliver Gurgling Thirstywell. Pero cuando la pareja llega al punto de encuentro, hallan que su campamento ha sido atacado y no ha quedado ni rastro del escritor. Para colmo, en el lugar merodean elefantes rojos (Tembo Tabú, en lenguaje indígena, que da título a la aventura), una tribu de pigmeos y una plaga de hormigas, plato favorito del marsupilami. Por si el guion no fuera suficientemente surrealista, los protagonistas se cruzan con una banda de maleantes que se dedica a cultivar plantas carnívoras.


Tembo Tabú - Portada del semanario Spirou nº 1721 (8/IV/1971)

  En Spirou y los hombres burbuja, Franquin quiso darle cierta continuidad a La guarida de la morena, publicada un lustro antes, seguramente motivado por su pasión por el mundo submarino, que en aquellos años popularizaba Cousteau. Roba y Franquin trabajan juntos las ilustraciones, aunque Roba también aporta muchas ideas para el guion. En la aventura, los protagonistas descubren que John Helena, alias "La Morena", se ha escapado de la penitenciaría de San Cerrojo y que el submarino monoplaza inventado por el conde ha sido robado. El villano confunde a la policía lanzando el automóvil que conducía a un río. Vestido con un traje de buceo, es visto por un testigo borracho, el señor Dupilon, que será un personaje recurrente desde entonces. Un cómplice espera al villano con una avioneta cerca de allí. Su objetivo: recuperar el oro del "Discreto", el carguero hundido que había aparecido en la precuela. Afortunadamente, el conde de Champignac ha mandado construir tres modelos de submarinos monoplaza idénticos, y aunque dos de ellos son saboteados, los protagonistas consiguen llevarse un tercero, del que se sirven para perseguir a la Morena. El marsupilami apenas tiene protagonismo en la aventura, salvo al final de la misma. Franquin y Roba se trabajaron muy bien la idea de crear un hábitat submarino, una enorme cúpula transparente que bautizaron como Korallion.


Comienzo de Spirou y los hombres burbuja (Le Parisien liberé, 1958)

  Después de esta aventura larga, Franquin y Roba firman, a cuatro manos, una historieta más corta: Spirou y las miniaturas, también para Le Parisien liberé. Aún tendrán que transcurrir varios años más para aparezca publicada en el semanario Spirou (nºs 1272-1302, 30/VIII/1962 a 28/III/1963), y se convierta en el complemento de Spirou y los hombres burbuja, en la edición en álbum. En la historieta, los autores nos plantean un nuevo enigma en la tranquila Champignac: tan solo unas horas después de que Fantasio acudiese a una tienda de fotografía a comprar unos carretes fotográficos para cubrir sus reportajes, desaparece sin dejar rastro. La única pista es una pequeña figurita suya, una reproducción exacta del tamaño de un palmo, que el borrachín de Dupilón, que Franquin nos presentó en la anterior aventura, le entrega a Spirou. Este, ayudado por marsupilami, intenta localizar a su compañero. Franquin y Roba (quien, por cierto, dibuja un cameo de Bill y Bolita durante la aventura), nos engañan, cual ilusionistas, con el desenlace de la historieta. Será esta la última colaboración para la prensa. La historieta, por cierto, sería coloreada posteriormente por Frédéric Janin.


Izda: Página original de Las miniaturas (Le Parisien liberé, 1960?)
Dcha: Portada de una edición posterior (Editorial Chevron, I/1976)

 
  1959 es un año duro, de crisis, aún en plena Guerra Fría, pero la bande dessinnée no conoce límites. Precisamente aquel año nace una revista legendaria: la Pilote de Goscinny, en la que verán la luz personajes legendarios como Astérix, Lucky Luke, Blueberry o Valerian.  Por si fuera poco, en el verano de aquel año, la revista Spirou amplíaba a cuarenta su número de páginas ( 1111, 31/VII/1959). Son años difíciles, pero en los que la cultura tebeística, especialmente la franco-belga, está en plena ebullición. Se publican, de hecho, dos nuevas historietas de Spirou: El pánico llegó por teléfono (Spirou, nºs 1086-1092, 5/II/1959 a 19/III/1959) y Z de Zorglub (Spirou, nºs 1096-1136, 16/IV/1959 a 21/I/1960), que se cierra a comienzos de 1960. La primera de ellas se ha publicado recientemente en el integral de Dibbuks con un título diferente: La llamada del miedo. Con guion de Greg, la historieta es algo atípica: el conde de Champignac, bajo los efectos de una ingestión accidental de su poción X4, a base de champiñones, pierde la cabeza y coloca una bomba en algún lugar de la ciudad. La única pista es un cable largo que conecta el explosivo con el detonador. Será esta la primera vez que el personaje sea víctima de uno de sus propios inventos, y podría considerarse un cambio de ciclo en la serie; un punto de inflexión. Un aperitivo para lo que vendrá después. Por cierto, la idea de que un científico pueda perder el juicio y hacer tropelías, en la línea doctor Jeckyll y Mr. Hyde, inspirará a Francisco Ibáñez unos años después al dibujar la conocida Los inventos del Profesor Bacterio (1971-72).
 

Una de las primeras viñetas de La llamada del miedo (Spirou, nº 1086, 5/II/1959)
 
  En la primavera de 1959 se publica Z de Zorglub, y nos presenta al malo más malísimo de la serie que no es otro que Zorglub, quien da título al álbum. No tardará en convertise, de hecho, en un reclamo para la serie. Fascina a los lectores con su maldad. Otrora compañero universitario del conde de Champignac, Zorglub es vil, narcisita, megalómano y vengativo, pero también muy creativo, utilizando sus conocimientos científicos para satisfacer sus ambiciones personales. Parece movido por algún tipo de complejo de inferioridad, intentando demostrar que él es el mejor de los científicos. En la aventura, se presenta en el castillo de Champignac a bordo de una nave que recuerda a un dron de gran tamaño, y le ofrece al conde la oportunidad de unir fuerzas para dominar el planeta. Ante el rechazo del conde, Zorglub hace alarde de poderío, cual pataleta, y logra hipnotizar al pueblo de Champignac a través de una frecuencia emitida por ondas de radio, capaz de persuadir a quien las escucha. Con el pueblo de su lado, la invasión del castillo es coser y cantar. La masa, enfervorizada, intenta destrozar todos los inventos del Pacôme. Para colmo, el villano secuestra a Fantasio, que se lleva hasta Zorglandia para intentar "zorglhomizarlo", esto es, convertirlo en un zorghombre, una suerte de robot-humanoide, a su servicio. Spirou y el conde, junto al marsupilami, acuden hasta la guarida del villano para rescatarlo.

Zorglub abandona el castillo de Champignac a bordo de su Zorgleóptero
Z de Zorglub (Spirou, nº 1107, 2/VII/1959)

  Es bastante posible que Franquin crease esa legión de zorghombres movido por la influencia de criaturas robotizadas o animadas que aparecían en muchas novelas de la época: el hombre de hojalata de El mago de Oz, Frankenstein, María en el film de Metrópolis... La robótica evoluciona mucho en esas décadas. Recordemos que en 1939 se construye el robot Elektro, capaz de hablar hasta 700 palabras, fumar cigarrillos, inflar globos o mover cabeza y brazos. Ese mismo año, Konrad Zuse controía el primer ordenador programable, sentando las bases para construir los primeros robots. Una década después, William Grey Walter contruye los primeros robots autónomos electrónicos con comportamientos complejos, y en 1954, George Devol fabrica el primer robot digitalmente operativo y programable (Unimate). Franquin no es ajeno a los avances de la ciencia y eso se ve reflejado en las páginas de esta aventura, cuyo éxito es tal, que gozará de una inevitable segunda parte.
 

Ilustración para la portada del Album du Journal nº 76
 
  La secuela llega ya en década de 1960: El retorno de Z (Spirou, nºs 1140-1183, 18/II/1960 a 15/XII/1960). Los protagonistas regresan al castillo de Champignac a bordo del Zorgleóptero, pero cual es su sorpresa al llegar al pueblo y encontrarse a sus ciudadanos paralizados. Jerome, uno de los policías del pueblo, había sido convertido en zorghombre en la aventura anterior y se había dedicado a utilizar por todo Champignac la zorglonda, un rayo catódico capaz de inmovilizar a todo aquel que lo recibe. El grupo de Spirou logra dejar fuera de combate a Jerome, mientras el pueblo recupera poco a poco la normalidad. Pasado un tiempo, Zorglub regresa al castillo y consigue pasar desapercibido gracias a uno de sus inventos, que atonta a Spirou, Fantasio y al conde de Champignac. Pero el marsupilami reconoce al villano y le deja fuera de combate, aunque logra huir. Los protagonistas descubren que ha instalado su base en Chiquito, ubicado en Palombia y le siguen la pista hasta allí. Descubren que utiliza, una vez más, la zorglonda, para hipnotizar a sus habitantes, y así venderles el jabón y la pasta de dientes que fabrica, financiando así sus experimentos científicos. Por si fuera poco, sus zorghombres asaltan las tiendas que venden la mercancía suministrada y llenan las arcas del villano. Spirou, Fantasio y el conde logran llegar hasta la guarida de Zorglub, donde les reconoce el haberse beneficiado de la zorglonda, pero niega haber utilizado a sus zorghombres para atracar las tiendas locales. Se descubre entonces que, en realidad es Zantafio quien andaba detrás de los atracos. En su intento de evitar ser capturado, Zantafio se defiende con un arma muy peligrosa que deja a Zorglub muy perjuficado. Zantafio es entregado a la policía y el conde promete que intentará encontrar una cura para salvar a su colega.
 

Plancha original El retorno de Z (Spirou nº 1140, 18/II/1960 )
 
 Entre los años 1961 y 1963 se publica, de forma seriada, la siguiente aventura de Spirou y Fantasio: QRN en Bretzelburg (Spirou, nºs 1205-1237 + Spirou, nºs 1304-1340, 18/V/1961-19/XII/1963).  Franquin firma una aventura monumental (¡65 páginas!), con un dominio de la técnica y el movimiento, además de utilizar una vez más el humor para criticar los regímenes totalitarios. La historia es considerada por muchos como la última verdadera aventura de Spirou y Fantasio realizada por Franquin. El éxito de la misma le sale caro a Franquin: la elevada carga de trabajo termina produciéndole un problema de salud: engancha un par de hepatitis y entra en un estado depresivo, lo  que supone un parón en la serie, que queda interrumpida durante unos meses. La editorial aprovecha esa baja de Franquin para publicar Spirou y las miniaturas (Spirou nºs 1273-1302, 6/IX/1962 - 28/III/1963), publicado previamente en el Le Parisien liberé. La aventura aún tardaría casi tres años más en ver la luz en formato álbum, en una versión totalmente remontada por Franquin. Una curiosidad: hay que recordar que el título original de la aventura era QRM en Bretzelburg, título que se mantiene en pie hasta la baja de Franquin (Spirou nº 1237, 28/XII/1961). A su regreso, en el nº 1303 de Spirou (4/IV/1963), el título ya reza como QRN en Bretzelburg. No está claro por qué se produce en cambio de letra. El guionista, Greg, explica que la editorial quería ser lo más fiel posible al lenguaje de los radioaficionados. que habrían contactado con el semanario para señalar el error.
 

Cabecera original de QRM en Bretzelburg (Spirou nº 1205-1237, 18/V/1961- 28/XII/1961)

  Esta sobrecarga de trabajo de Franquin y su baja fueron los motivos por los que el dibujante terminaría renunciando a la serie pocos años después. La idea original  que el dibujante se había forjado para esta nueva aventura era la de dar continuidad a la trama de Zorglub, que daba mucho juego, pero Dupuis rechaza la idea de dedicar un tercer álbum a Zorglub. Era un momento delicado para las ventas y pensaba que el personaje podía asustar a los niños y afectar al devenir de la revista. Franquin acepta el veto e intenta buscar un guionista. Contacta con Peyo, Delporte y Roba, pero al final se ve obligado a recurrir de nuevo a Greg para conseguir ese guion en tiempo récord, pagándole además de su propio bolsillo. Greg había interrumpido la colaboración con Franquin para desarrollar su propio personaje: Aquiles Talón.
 

Portadilla de QRN en Bretzelbug, publicada en España por Dibbuks en julio de 2017

  La aventura, de espionaje, se desarrolla en Bretzelburg, un lugar ficticio, cuyo nombre recuerda a algún lugar de Europa "próximo" a Alemania. Su nombre se inspira en la unión de dos vocablos que suenan al alemán. De hecho, el "Bretzel" es un bolló alemán, salado, con forma de lazo, y el sufijo "-burg" es habitual en los nombres de ciudades germanas o de habla alemana (Würzburg, Magdeburg, Freiburg...). La polilcía secreta de dicho país comete el error de detener a Fantasio, tras confundirle con un radioaficionado llamado Marcelin Switch, que habría recibido una llamada de socorro del rey Ladislas de Bretzelburg, cautivo en el país. Spirou, junto a Switch, se adentrará en el país para rescatar a su amigo. Allí descubre la asfixiada economía del país, provocada por tras la compra de un cargamento de armas falsas abanderada por el consejero del rey, Schemetterling (mariposa, en alemán), que estaría ganando pingües beneficios con la operación. Franquin introduce nuevos personajes y caricaturas en el álbum: el malvado Doctor Kilikil es una caricatura de Michel Matagne, dibujante del estudio de animación TVA Dupuis entre los años 1960 y 1970. Helmut se inspira claramente en Guy Sajer, un escritor francés, de madre alsaciana, que combatió en el frente de la Segunda Guerra Mundial sirviendo a la Wehrmacht y que tras la guerra tuvo una larga carrera como escritor y dibujante, siendo la biográfica El soldado olvidado la más conocida de sus obras).

 

Página de QRN en Bretzelburg (Spirou, nºs 1205-1237 + Spirou, nºs 1304-1340, 18/V/1961-19/XII/1963).
 
  En 1964 se publica Los robinsones del ferrocarril (Spirou, nº 1354-1363, 26/III/1964 a 28/V/1964). No se trata de una historieta con viñetas, sino de un relato acompañado de ilustraciones de Franquin. Previamente emitido en formato radionovela por RTB y Chaîne Parisienne desde el 16 de octubre de 1963, se llevaría posteriormente a la revista como un texto con dibujos. Contó con guion de Yvan Delporte y la colaboración de Jidéhem en los dibujos. La aventura trata sobre un viaje inaugural de un nuevo tren de propulsión nuclear de la SNCF (la RENFE francesa) que Fantasio tiene que cubrir. Gastón también asiste al acto, y se cuela en la cabina, donde activa el tren accidentalmente, acelerándolo a gran velocidad. Spirou y el ingeniero tratarán de detener el tren a toda costa, ya que contiene un suministro de energía ilimitado y lo podría mantener en marcha durante mucho tiempo. Al final es el propio Gastón quien encuentra una solución al problema por puro azar.


Página de Los robinsones del ferrocarril
(Spirou, nº 1354-1363, 26/III/1964 a 28/V/1964)

  Hergé, por cierto, había rechazado a la SNCF la idea de hacer un cómic promocional de la compañía, pero a Franquin le gusta la idea y acepta el envite. Lamentablemente, lo hace en un momento de su vida en el que la sobrecarga de trabajo le impide hacerse cargo de la aventura. Pasado algún tiempo, la SNCF empieza a impacientarse sobre el estado de la aventura, que no se publica, así que Georges Troisfontaines sugiere  que la historieta se emita a modo de radionovela, llegando así a millones de personas, a través de la radio. Meses después, Spirou publicó la historia a modo de novela ilustrada durante diez números publicados a lo largo de un par de meses, desde el especial de Primavera (nº 1361, 26 de marzo de 1964) hasta el 28 de mayo de 1964 (nº 1363). Una novela que, por cierto, capta a la perfección las relaciones entre Gaston, Spirou y el resto de personajes, con el genial guion de Delporte, que utiliza un lenguaje muy dinámico. Es una pena que no llegase a comercializarse ningún disco o cassette con la grabación de la radionovela. Por cierto, a la SCNF no le convenció el resultado, especialmente teniendo en cuenta que el tren de la aventura descarrila.


Dibujo original de Franquin para  Los robinsones del ferrocarril (1964)


Dibujo original de Franquin para  Los robinsones del ferrocarril (1964)


Dibujo original de Franquin para  Los robinsones del ferrocarril (1964)
 
 A lo largo de 1965 se publica la que sería la penúltima historieta de la serie: Bravo los brothers (Spirou, nºs 1435-1455, 14/X/1965 a 3/III/1966) en un semanario Spirou que estrenaba logo y formato, con todas sus páginas en cuatricomía. La aventura se incluiría posteriormente como complemento de Un bebé en Champignac en el álbum del mismo título. En aquel tiempo Franquin había ido perdiendo las ganas de seguir con la serie. Eran ya diecinueve años con Spirou y Fantasio a sus espaldas, con todo un legado detrás, un universo de personajes y luegares nuevos (Zantafio, el marsupilami, el conde, Champignac, el alcalde, Palombia, Zorglub...). La serie había tomado una dirección más hacia la ciencia ficción, con el díptico dedicado a Zorglub, pero Dupuis tiraba en otra dirección más poética, en la línea de El nido del marsupilami. Ya comentamos que Dupuis no autorizó a Franquin a seguir con historietas de Zorglub en su postrera QRN en Bretzelburg, así que tuvo que contar con Greg en una época en la que termina poniéndose malo, después cae en una depresión que le aleja de la serie estrella. En ese tiempo, continúa con la media página de Gastón para el semanario Spirou junto a Jidéhem. Es entonces cuando Franquin comienza a dibujar Bravo los brothers. Ya no tiene ilusión con los personajes, y el editor se impacienta porque es una época en la que hay que servir carne fresca a los lectores para evitar un descenso en las ventas. Dupuis le pide a Franquin que haga una nueva aventura, sencilla, sin ciencia ficción, exotismo o cosas fuera de lo común, sin el marsupilami... Y es en este contexto en el que Franquin empieza a trabajar en su nueva aventura, mezclando a Spirou y a Fantasio con su hijo predilecto, Gastón, a modo de cross-over. Utilizando el cumpleaños de Fantasio como excusa, Franquin decide que Gastón se presente con un regalo muy especial para su compañero: nada menos que tres monos amaestrados que ha conseguido en un circo en quiebra. El trío de monos sume la redacción en un completo caos en el que De Mesmaeker y el señor Boulier son los principales perjudicados. Mientras, Fantasio entra en un trance ante tal situación y tiene que recurrir a antidepresivos (¿un guiño al estado de desánimo del propio autor?), mientras Spirou (que llega a hablar por teléfono incluso con Peyo o Jidéhem) intenta localizar al antiguo dueño de los monos, un domador llamado Noé, un tanto particular, para intentar atajar el problema. En definitiva: una sucesión continua de hilarantes gags de Gastón, con Spirou y Fantasio como protagonistas. El álbum contó posteriormente con una edición remasterizada, con un nuevo coloreado a cargo de Frédéric Jannin, que reproducía los dibujos originales, además de comentarios de José-Louis Bocquet y Sergio Honorez, además de la propia hija del dibujante, Isabella Franquin. El personaje de Noé, por cierto, sería resucitado décadas después por Yann para los álbumes del marsupilami.


Dibujo de Franquin para la portada del álbum  Bravo los brothers
en el Journal de Spirou nº 99 (Dupuis, 1965)

 
  Y llegamos al final con Un bebé en Champignac (Spirou, nºs 1539-1556, 12/X/1967 a 8/II/1968). Se trata del último álbum dibujado por Franquin, en cuyo guion también colaboraron Peyo y un joven Gos, tras el cual le pasaría el testigo de la serie al dibujante Jean-Claude Fournier para centrarse más en su personaje favorito, Gastón Elgafe. En este último álbum Spirou busca a Fantasio en su trabajo y le convence para hacer un paréntesis en su vida y regresar a Champignac (esta vez no utilizan el Turbotracción, sino un Honda S800 Cabriolet). Al llegar allí descubren que la vida del conde ha cambiado notablemente tras su último encuentro en La sombra de Z.  Ahora dedica el tiempo a cuidar de Zorglub, que tras el accidente de la última aventura, ha sufrido una suerte de regresión mental, sintiéndose como un bebé de ocho meses. Por si fuera poco, uno de sus zorghombres, Otto Paparapap, no se ha curado del todo, y se pasea por ahí armado con un rayo paralizador de zorglonda, obsesionado con liberar a su lider. Un álbum un tanto extraño, grotesco hasta cierto punto, que riduculiza a sus personajes y revela el nivel de cansancio mental del dibujante con su serie. Por si fuera poco, Franquin parece matar a sus personajes en la penúltima entrega de la aventura (Spirou, nº 1555, 1/II/1968), dejando la última entrega para desfazer el entuerto.
 

Parte de la portada del álbum Un bebé en Champignac (Franquin, 1968)

  Y aquí termina, tras más de mil páginas de la serie, la legendaria etapa del Spirou de Franquin. ¿Toda? ¡No! La última aparición de un Spirou de Franquin se produjo un 27 de junio de 1968, en el Spirou Especial Vacaciones (nº 1576), en cuya portada Fantasio, Spirou, el marsupilami y Spip parecen decir un ¡hasta siempre! a sus lectores. A continuación aprovechamos para dedicar unas últimas líneas a repasar todas las publicaciones de esta etapa de la serie en nuestro país, comenzando por el final, esto es, con una relación de todas las aventuras incluidas en el integral de Dibbuks, ordenadas de forma cronológica. ¡Esperamos que lo encuentren útil!
 

Último dibujo de Franquin para la serie (Spirou, nº 1576, 27/VI/1968)

Relación de historietas de Spirou y Fantasio realizadas por André Franquin


Integral de Dibbuks - Tomos 1-8 (2017-2022)

- El tanque (Almanaque de Spirou, 1947 - Dibujada por Franquin en 1946)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- La casa prefabricada (Spirou, nº 423-442, 23/V/1946 a 3/X/1946)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Un farmaceútico espabilado (Spirou, nº 443, 10/X/1946)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- La señora mayor (Spirou, nº 444-447, 17/X/1946 a 7/XI/1946 )
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- La visita de San Nicolás (Spirou, nº 448-452, 14/XI/1946 a 12/XII/1946)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- La herencia (Spirou, nº 453-491, 19/XII/1946 a 11/IX/1947)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Spirou en la playa (Spirou, nº 492-495, 18/IX/1947 a 9/X/1947)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Radar, el robot (Spirou, nº 496-521, 16/X/1947 a 8/IV/1948)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Los planos del robot (Spirou, 522-540, 15/IV/1948 a 18/VIII/1948)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Spirou se sube al ring (Spirou, nº 541-566, 26/VIII/1948 a 17/II/1949)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Spirou monta a caballo (Spirou, nº 567-574, 24/II/1949 a 14/IV/1949)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Spirou y los pigmeos (Spirou, nº 589-616, 28/VII/1949 a 2/II/1950)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Los sombreros negros (Spirou, nº 617-635, 9/II/1950 a 15VI/1950)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
- Misterio en la frontera (Spirou, nº 636-652, 22/VI/1950 a 12/X/1950)
 / Integral Dibbuks nº 1 - 1946-1950 (Octubre, 2017)
 - Hay un brujo en Champignac (Spirou, nº 653-685, 19/X/1950 a 31/V/1951)
 / Integral Dibbuks nº 2 - 1950-1952 (Abril, 2018)
- Spirou y los herederos (Spirou, nº 693-726, 26/VII/1951 a 13/III/1952)
 / Integral Dibbuks nº 2 - 1950-1952 (Abril, 2018)
- Los ladrones del marsupilami (Spirou, nº 729-761, 3/IV/1952 a 13/XI/1952)
 / Integral Dibbuks nº 2 - 1950-1952 (Abril, 2018)
- El cuerno del rinoceronte - Spirou y el turbotracción (Spirou, nº 764-797, 4/XII/1952 a 23/VII/1953)
 / Integral Dibbuks nº 3 - 1952-1954 (Noviembre, 2018)
- El dictador y el champiñón (Spirou, nº 801-838, 20/VIII/1953 a 6/V/1954)
 / Integral Dibbuks nº 3 - 1952-1954 (Noviembre, 2018)
- La máscara (Spirou, nº 840-869, 20/V/1954 a 9/XII/1954)
 / Integral Dibbuks nº 3 - 1952-1954 (Noviembre, 2018)
- La guarida de la morena (Spirou, nº 871-904, 23/XII/1954 a 11/VIII/1955)
 / Integral Dibbuks nº 4 - 1954-1956 (Abril, 2019)
- El Súper Quick (Spirou, nº 907-915, 1/IX/1955 a 27/X/1955)
 / Integral Dibbuks nº 4 - 1954-1956 (Abril, 2019)
- Los piratas del silencio (Spirou, nº 916-940, 3/XI/1955 a 19/IV/1956)
 / Integral Dibbuks nº 4 - 1954-1956 (Abril, 2019)
- La mina y el gorila (Spirou, nº 944-966, 17/V/1956 a 18/X/1956)
 / Integral Dibbuks nº 4 - 1954-1956 (Abril, 2019)
- El nido de los marsupilamis / La película del año (Spirou, nº 969-991, 8/XI/1956 a 11/IV/1957)
 / Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)
- Spirou 2000 (Spirou, nº 1000, 13/VI/1957)
 / Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)

- El viajero del mesozoico (Spirou, nº 992-1018, 18/IV/1957 a 17/X/1957)
 / Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)
- Fantasio y el sifón (Spiroupoche, nº 1, 1/III/1957)
 / Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)
- Los patines teledirigidos (Dibujada para el Spiroupoche, nº 2 - Nunca publicado)
 / Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)
- La gamba (Spirou, nº 1004, 11/VII/1957)
 /
Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)
- Vacaciones sin aventuras (Spirou, nº 1023-1033, 21/XI/1957 a 30/I/1958)
 /
Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)
- La feria de los gángsters (Spirou, nº 1034-1045, 6/II/1958 a 14/IV/1958)
 /
Integral Dibbuks nº 5 - 1956-1958 (Noviembre, 2019)
- El prisionero de Buda (Spirou, nº 1048-1082, 15/V/1958 a 8/I/1959)
 / Integral Dibbuks nº 6 - 1956-1958 (Abril, 2020)
- Spirou descubre Europa (Franquin y Jidéhem, Guion: Octave Joly, 11/IX/1958)
/ Integral Dibbuks nº 6 - 1956-1958 (Abril, 2020)
- Tembo Tabú (Le parisien liberé, nº desconocido, 1958-59? - Luego en Spirou nº 1721-1723, 8-22/IV/1971)
 / Integral Dibbuks nº 6 - 1956-1958 (Abril, 2020)

- Spirou y los hombres burbuja (Le parisien liberé, nº desconocido, 1959?)
 / Integral Dibbuks nº 6 - 1956-1958 (Abril, 2020)
- Spirou y las miniaturas (Le parisien liberé, nº desconocido, 1960-61?)
 / Posteriormente en Spirou nº 1273-1302, 6/IX/1962 a 28/III/1963) -
Integral Dibbuks nº 6 (Abril, 2020)

- El pánico llegó por teléfono / La llamada del miedo (Spirou, nº 1086-1092, 5/II/1959 a 19/III/1959)
 / Integral Dibbuks nº 7 - 1959-1960 (Junio, 2021)
- Z de Zorglub (Spirou, nº 1096-1136, 16/IV/1959 a 21/I/1960)
/ Integral Dibbuks nº 7 - 1959-1960 (Junio, 2021)
- El retorno de Z (Spirou, nº 1140-1183, 18/II/1960 a 15/XII/1960)
 / Integral Dibbuks nº 7 - 1959-1960 (Junio, 2021)
- QRN en Bretzelburg (Spirou, nº 1205-1237 + Spirou, nº 1304-1340, 18/V/1961-19/XII/1963)
 / Integral Dibbuks nº 8 - 1961-1968 (Junio, 2022)
- Los robinsones del ferrocarril (Spirou, nº 1354-1363, 26/III/1964 a 28/V/1964)
 / Integral Dibbuks nº 8 - 1961-1968 (Junio, 2022)
- Bravo los brothers (Spirou, nº 1435-1455, 14/X/1965 a 3/III/1966)
 / Integral Dibbuks nº 8 - 1961-1968 (Junio, 2022)
- Un bebé en Champignac (Spirou, nº 1539-1556, 12/X/1967 a 8/II/1968)
 / Integral Dibbuks nº 8 - 1961-1968 (Junio, 2022)

NOTA: Las siguientes historietas no se incluyeron en el integral. Son historietas protagonizadas por el marsupilami, que fueron publicadas por Editorial Base en el álbum ¡Capturad un marsupilami!, a excepción de la última de ellas, en la que también participó Fournier (y que no es un relato, sin viñetas). Recordemos, por cierto, que en los años ochenta Franquin vende los derechos del marsupilami, así que el personaje empezó a tener historietas propias. Por eso el integral publicado por Dibbuks no incluye estas historietas protagonizadas por el personaje, por un tema de derechos.

- El marsupilami va a la ciudad - Le marsupilami descend sur la ville (Risque Tout, nº 3)
  / (Dibujos: André Franquin / Guion: Peyo, 8/XII/1955)
- No toquéis a los petirrojos - Touchez pas aux rouges-gorgesm (Spirou, nº 936)
  / (Guion y dibujos: André Franquin, 22/III1956)
- La Navidad de un alborotador - Noël d'un bagarreur (Spirou, nº 975)
  / (Guion y dibujos: André Franquin, 20/XII1956)

- Il y a un gaffeur à Champignac (Spirou nº 1671)
  / (Texto: Croze, Dibujos: André Franquin & Jean-Claude Fournier,  23/IV/1970)

Otros gags dell Marsupilami:

- El tronco de Navidad - La bûche de Noël (Spirou n.º 1027, 1957)
- La jaula - La cage (Spirou nº 1420, 1965)
- Marsupilami - Gag nº 1 (Spirou nº 1571, 1968)
- Marsupilami - Gag nº 2 (Spirou nº 1578, 1968)
- Marsupilami - Gag nº 3 (Spirou nº 1581, 1968)
- Marsupilami - Gag nº 4 (Spirou nº 1586, 1968)
- Marsupilami - Gag nº 5 (Spirou nº 1595, 1968)
- Marsupilami - Gag nº 6 (Spirou nº 1671, 1970)

- Marsupilami Sport - Marsupilami-Sport (Spirou, n.º 1682, 1970)
-
Marsupilami - Gag nº 7 (Spirou n.º 1692, 1970)
- Marsupilami - Gag nº 8 (Spirou n.º 1710, 1971)
- Marsupilami - Gag nº 9 (Spirou n.º 1718, 1971)
- La botella - Echec à la slurp (Spirou n.º 1721, 1971)
- Marsupilami - Gag nº 10 Gag 10 Spirou n.º 1738, 1971)
- Marsupilosidades -  Marsupilosités (Spirou n.º 1808, 1972)
- Huuu ¡Ba! - Hou ba ! (Spirou n.º 2031, 1977)
- Capturar un marsupilami -  Capturer un marsupilami (2pp, Spirou n.º 2058, 1977)
- Marsupilami - Gag nº 0 (Spirou n.º 2232, 1981)
- Capturar un marsupilami - Capturer un marsupilami (6pp, Spirou n.º 2270, 1981)


Integrales nº 1 y nº 7 - Spirou y Fantasio (Dibbuks, X/2017 y VI/2021)


Il y a un gaffeur a Champignac - Texto: Croze, Dibujos: Franquin + Fournier
Publicada en el Spirou nº 1671 (23/IV/1970)


Espirú - Jaimes Libros (1964-73)

 La editorial Jaimes Libros fue la pionera en nuestro país publicando las historietas de Spirou y Fantasio (publicadas como Espirú y Fantasio). Además, gozó de una versión en catalán.  Aparecieron doce álbumes en cartoné con historietas de Franquin. Se llegaron a anunciar en las contraportadas un par de aventuras (La cabeza del culpable y El misterio de Champignac), pero nunca llegaron a ver la luz.

- Espirú y los herederos / Espirú i els hereus (Jaimes Libros, nº 0, 1968)
- Espirú y los gorilas / Espirú i els goril-les (Jaimes Libros, nº 1, 1964)
- El viajero del mesozoico / El turista del mesozoic (Jaimes Libros, nº 2, 1965)
- Los piratas del silencio / Els pirates del silenci (Jaimes Libros, nº 3, 1965)
- El refugio de la morena / El cau de la morena (Jaimes Libros, nº 4, 1966)
- El prisionero de los 7 budas / El presoner dels 7 budes (Jaimes Libros, nº 5, 1967)
- Han robado al marsupilami/ Han robat el marsupilami  (Jaimes Libros, nº 6, 1968)
- Espirú y los Champiñones / Espirú i els xampinyons (Jaimes Libros, nº 7, 1968)
- El nido de los Marsupilamis / El niu dels Marsupilamis (Jaimes Libros, nº 8, 1969)
- Espirú contra Zorglub / Espirú contra Zorglub (Jaimes Libros, nº 9, 1970)
- El retorno de "Z" / El retorn de "Z" (Jaimes Libros, nº 10, 1972)
- Espirú en África / La banya del rinoceront (Jaimes Libros, nº 11, 1973)


Editorial Mundis (1980)

  En 1980 Editorial Mundis publicó cuatro álbumes que traducían la colección original en francés publicada por Dupuis. Se publicaron como una edición coleccionista, con cubiertas en rústica, aunque existió una edición paralela del primer álbum en cartoné. Todos los álbumes llevaron material de Franquin de forma parcial o total.

- Aventuras de Spirou y Fantasio (Ediciones Mundis, nº1, 1980)
- Hay un brujo en Champiñac (Ediciones Mundis, nº 2, 1980)
- Los sombreros negros (Ediciones Mundis, nº 3, 1980)
- Los herederos (Ediciones Mundis, nº 4, 1980)

 


Izda: Spirou y los herederos (Mundis nº 4, 1980)
Dcha: El niu dels marsupilamis (Jaimes Libros, nº 12, 1969)
 

Ediciones Junior (1982)

  Entre 1982 y 1996 Ediciones Junior publica cuarenta y cinco álbumes de la serie, todos ellos en cartoné, aunque no fueron publicados de manera ordenada. Los primeros números aparecieron a posteriori. Una veintena de los álbumes llevaron historietas de Franquin.

- Hay un brujo en Champigñac (Grijalbo Junior, nº 1, I/1993)
- Spirou y los herederos (Grijalbo Junior, nº 2, VI/1987)
- Los ladrones del marsupilami (Grijalbo Junior, nº 3, X/1987)
- El cuerno del rinoceronte (Grijalbo Junior, nº 4, I/1988)
- La máscara (Grijalbo Junior, nº 5, VII/1988)
- El dictador y el champiñón  (Grijalbo Junior, nº 6, II/1986)
- La guarida de la morena (Grijalbo Junior, nº 7, II/1982)
- Los piratas del silencio + Super Quick (Grijalbo Junior, nº 8, 1982)
- La mina y el gorila (Grijalbo Junior, nº 9, 1982)
- El nido de los Marsupilamis (Grijalbo Junior, nº 10, 1982)
- El viajero del Mesozoico  (Grijalbo Junior, nº 11, 1983)
- El prisionero de los 7 budas   (Grijalbo Junior, nº 12, X/1983)
- Spirou y los hombres burbuja + El pánico llegó por teléfono (Grijalbo Junior, nº 13, VII/1984)
- Q.R.N. en Bretzelburg (Grijalbo Junior, nº 14, 1985)
- Un bebé en Champignac (Grijalbo Junior, nº 15, XI/1985)
- Tembo Tabú + historias cortas (Grijalbo Junior, nº 16, VI/1986) 
- Z como Zorglup (Grijalbo Junior, nº 17, X/1986)
- El retorno de Z (Grijalbo Junior, nº 18, I/1987)
- Cuatro aventuras de Spirou y Fantasio (Grijalbo Junior, nº 30, 1982)
- Los sombreros negros  (Grijalbo Junior, nº 31, 1982)


Grijalbo-Mondadori : Ediciones Junior - Recopilatorios (1995)

Posteriormente muchos álbumes se recopilaron en tomos en cartoné que aunaban varios álbumes publicados previamente por Junior. Todas las portadas fueron similares, cambiando únicamente el número del volumen en el lomo:

- Cuatro aventuras de Spirou y Fantasio (Ediciones Junior, nº 1, 1995)
- Hay un brujo en Champigñac  (Ediciones Junior, nº 1, 1995)
- Los sombreros negros (Ediciones Junior, nº 1, 1995)
- Los herederos (Ediciones Junior, nº 1, 1995)
- Los ladrones del marsupilami (Ediciones Junior, nº 2, 1995)
- El cuerno del rinoceronte (Ediciones Junior, nº 2, 1995)
- El dictador y el champiñón (Ediciones Junior, nº 2, 1995)
- La máscara (no incluye la corta 'Petirrojos en peligro' - Ediciones Junior, nº 2, 1995)
- La guarida de la morena (Ediciones Junior, nº 3, 1995)
- Los piratas del silencio (Ediciones Junior, nº 3, 1995)
- El Super Quick (Ediciones Junior, nº 3, 1995)
- La mina y el gorila (Ediciones Junior, nº 3, 1995)
- El nido de los Marsupilamis (Ediciones Junior, nº 3, 1995)
- El viajero del Mesozoico (Ediciones Junior, nº 4, 1995)
- El prisionero de los 7 budas (Ediciones Junior, nº 4, 1995)
- Z como Zorglup (Ediciones Junior, nº 4, 1995)
- El retorno de Z (Ediciones Junior, nº 4, 1995)
- Spirou y los hombres burbuja (Ediciones Junior, nº 5, 1995)
- El pánico llegó por teléfono (Ediciones Junior, nº 5, 1995)
- Q.R.N. en Bretzelburg (Ediciones Junior, nº 5, 1995)
- Un bebé en Champignac (Ediciones Junior, nº 5, 1995)
- Tembo Tabú + historias cortas (Ediciones Junior, nº 5, 1995)


Grijalbo-Junior - Edición en catalán - Espirú i Fantastic (1983)

 La editorial publicó la misma colección de álbumes individuales en catalán, con idénticas características, aunque no todos los números se tradujeron. Hay un salto de cinco álbumes, entre el séptimo y el undécimo, ambos inclusive, que no llegaron a aparecer en catalán.

- Hi ha un bruixot a Xampinyac  (Ediciones Junior, nº 1, 1993)
- Espirú i els seus hereus (Ediciones Junior, nº 2, 1987)
- Han robat el marsupilami (Ediciones Junior, nº 3, 1987)
- La banya del Rinoceront (Ediciones Junior, nº 4, 1988)
- La màscara (Ediciones Junior, nº 5, 1988)
- El dictador i els xampinyons (Ediciones Junior, nº 6, 1988)
- El turista del Mesozoic (Ediciones Junior, nº 11, 1983)
- El presoner dels 7 budes (Ediciones Junior, nº 12, 1983)
- Espirú i els homes bombolla (Ediciones Junior, nº 13, 1984)
- QTN a Bretzelburg (Ediciones Junior, nº 14, 1983)
- Bolquers a Xampinyac (Ediciones Junior, nº 15, 1985)
- Tembo Tabú (Ediciones Junior, nº 16, 1986)
- Z com Zorgrub (Ediciones Junior, nº 17, 1986)
- El retorn de Z (Ediciones Junior, nº 18, 1987)
- 4 aventures d'Espirú i Fantastic  (Ediciones Junior, nº 30, 1992)
- El barrets negres (Ediciones Junior, nº 31, 1994)

 


Izda: QRN sobre Bretzelburg (Grijalbo Junior nº 14, 1985)
Dcha: Las aventuras de Spiour y Fantasio - Recopilatorio (Junior nº 1, 1995)


Spirou Ardilla - Sepp Mundis (1979-80)


 Entre marzo de 1979 y septiembre de 1980, la editorial Sepp Mundis publica sesenta y siete revistas con grapa que incluyen material de la revista Spirou. En esas revistas aparecieron varias historietas del Spirou de Franquin. Después de esos números, la colección cambio de formato y numeración, bajo la cabecera de Super Spirou Ardilla, aunque no pasó de los ocho números.

- Z como Zorglub (Spirou ardilla, nº 13-27, XII/1979 a II/1980)
- El hombre de "Z" ('La sombra de Z', Spirou ardilla nº 28-43, II/1980 a VI/1980)
- Los hombres burbuja (Spirou ardilla, nº 53-59, VIII-IX/1980)
- Las miniaturas (Spirou ardilla, nº 60-67, IX-XI, 1980)


Revista Guai! - Grijalbo (1987-89)

- Un bebé en Champignac (Guai! , nº 58-64)
- Tembo Tabú (Guai! , nº 65-70)
- La jaula (corta de 'El marsupilami', Guai! , nº 71)
- La infancia de Spirou (5 historias cortas, Guai! , nº 87-97)
- Spirou y los hombres burbuja (en realidad es Las miniaturas, Guai! , nº 117-123)
- El Super Quick (con título equivocado - Los piratas del silencio, Guai! , nº 124-127)
- La jaula (corta de 'El marsupilami') (Guai! , nº 128, ya publicada en 1971)
- Vacaciones (= Vacaciones sin historias, Guai! , nº 151)
- La mina y el gorila (Guai! , nº 158-167)
- El nido de los Marsupilamis (Guai! , nº 168-175)


Izda: Spirou ardilla (Sepp Mundis, nº 15, 20/XI/1979)
Dcha: El Super Quick (Guai!, nº 127, 14/X/1988)

Planeta (2002-2005)

  Entre noviembre de 2002 y diciembre de 2005 Planeta publica una cuidada edición en cartoné que incluía una buena parte de las histoiretas de Spirou realizadas por André Franquin.

- El tanque (Planeta, nº 1, XI/2002)
- La casa prefabricada (Planeta, nº 1, XI/2002)
- La herencia (Planeta, nº 1, XI/2002)
- Radar el robot = Le savant fou (Planeta, nº 1, XI/2002)
- Cuatro aventuras de Spirou y Fantasio (Planeta, nº 1, XI/2002)
- Hay un brujo en Champigñac (Planeta, nº 2, V/2003)
- Los sombreros negros (Planeta, nº 2, V/2003)
- Spirou y los herederos (Planeta, nº 2, V/2003)
- Misterio en la frontera (Planeta, nº 2, V/2003)
- Los ladrones del marsupilami (Planeta, nº 3, XI/I2003)
- El cuerno del rinoceronte (Planeta, nº 3, XI/2003)
- El dictador y el champiñón (Planeta, nº 3, XI/2003)
- La máscara (Planeta, nº 4, IX/2004)
- Petirrojos en peligro (Planeta, nº 4, IX/2004)
- La guarida de la morena (Planeta, nº 4, IX/2004)
- Los piratas del silencio (Planeta, nº 4, IX/2004)
- Super Quick (Planeta, nº 4, IX/2004)
- La mina y el gorila (Planeta, nº 4, IX/2004)
- Vacaciones sin historias (Planeta, nº 5, V/2005)
- El nido de los marsupilamis (Planeta, nº 5, V/2005)
- La feria de los gángsters (Planeta, nº 5, V/2005)
- El viajero del Mesozoico (Planeta, nº 5, V/2005)
- La gamba (Planeta, nº 5, V/2005)
- El prisionero de los 7 budas (Planeta, nº 6, IX2005)
- Z como Zorglup (Planeta, nº 6, IX2005)
- El retorno de Z (Planeta, nº 6, IX2005)
- El pánico llegó por teléfono (Planeta, nº 6, IX2005)
- Spirou y los hombres burbuja (Planeta, nº 7, XII/2005)
- Las reducciones (Planeta, nº 7, XII/2005)
- Q.R.N. en Bretzelburg (Planeta, nº 7, XII/2005)
- Bravo los Brothers (Planeta, nº 7, XII/2005)
- Tempo Tabú (Planeta, nº 7, XII/2005)
- Un bebé en Champignac (Planeta, nº 7, XII/2005)


Primer y último volumen de la colección de Planeta (nº 1  y nº 7, V/2002 y XII/2005)


Otras publicaciones (1969-1997)
 
  Además de las ediciones ya mencionadas, otras editoriales  han publicado muchos más álbumes del Spirou de Franquin a lo largo de las últimas décadas, tanto en castellano como en catalán. La siguiente lista muestra una relación de todos esos títulos:

- El ladrón de Marsupilamis (= La jaula -  Strong Argos, nº 3, 4/XI/1969)
- Petirrojos en peligro (historia corta de 2 páginas Strong Argos, nº 37, 23/VI/1970)
- Spirou y los hombres burbuja + Las reducciones (Las miniaturas) - (Strong Argos, nº 23-29 y 75-78, III-IV/1970 y III-IV/1971)
- Els pirates del silenci (Publicacions de l'abadia de Monserrat - Colecció La Xarxa, nº 3, 1971)
- Espiru i els goril·les (Publicacions de l'abadia de Monserrat, - Colecció La Xarxa, nº 6, 1972)

- El prisionero de Buda (El Pequeño País, nº 26-40, V-IX/1982)

- La feria de los gángsters (Yo y yo, 2ª etapa, nºs ?-5, )
- Los piratas del silencio (Plaza y Janes, nº 7, 1987)
- El nido de los Marsupilamis + La feria de los gángsters (Plaza y Janes, nº 7, 1987)-
- El viajero del mesozoico (Plaza y Janes, nº 7, 1987)
- Spirou y los hombres burbuja + Las reducciones (Plaza y Janes, nº 7, 1987)
- El nido de los Marsupilamis + La feria de los gángsters  (Círculo de lectores, nº 1, VI/1997)
- El pasajero del tiempo (El Pequeño País, nº 786-797, XII/1996-III/1997)

 


Izda: El maravilloso mundo del cómic (Plaza y Janes, nº 7, 1987)
Dcha: El Super Quick (La Xarxa, nº 3, 1971)
 

Autor:

- Alfredo Sánchez Esteban

Bibliografía:

- Integral de Spirou y Fantasio de Franquin (Dibbuks, 2017-2022)
- Integral Modesto y Pompón (Dolmen, Febrero de 2016)

Agradecimientos:

- Androide: Por los títulos en castellano de las historietas del marsupilami publicadas por Base.
- Campodetenis: Por las sugerencias al artículo.
- Señor Ogro: Por los apuntes, especialmente en relación a la historieta Il y a un gaffeur a Champignac
   https://comicwiki.dk/images/1/19/Il_y_a_un_gaffeur_%C3%A0_Champignac1-2.jpg


Fuentes:

http://www.ojodepez-fanzine.net/latiacomforo/viewtopic.php?t=21&postdays=0&postorder=asc&start=0
https://es.wikipedia.org/wiki/Pilote_(revista)
http://miscomicsymas.blogspot.com/2012/11/

https://es.wikipedia.org/wiki/Spirou_y_Fantasio
https://fr.wikipedia.org/wiki/Bravo_les_Brothers
https://www.wikiwand.com/en/Gaston_(comics)
https://fr.wikipedia.org/wiki/Les_Robinsons_du_rail
https://es.wikipedia.org/wiki/Escuela_de_Marcinelle
https://www.pinterest.es/pin/425519864763699978/
https://www.tumgir.com/tag/z%20comme%20zorglub
https://es.wikipedia.org/wiki/Andr%C3%A9_Franquin
https://bdoubliees.com/journalspirou/annees/1957.htm
http://www.inedispirou.com/forum/viewtopic.php?t=1901

https://spirou.fandom.com/fr/wiki/Sous-marin_du_comte
https://www.toutspirou.fr/Spiroupoche/Spirou_poche.html
https://www.letournepage.com/livre/les-pirates-du-silence/

https://fr.wikipedia.org/wiki/Le_Dictateur_et_le_champignon
http://clanosgris.blogspot.com/2011/12/art-i-escoltisme-7.html

https://fr.wikipedia.org/wiki/Pac%C3%B4me_de_Champignac
https://bdoubliees.com/journalspirou/sfigures6/spirou/qrn.htm
https://www.tebeosfera.com/colecciones/xarxa_la_1971_pam.html
https://www.tebeosfera.com/numeros/guai_1986_junior_b_127.html

https://spiroureporter.net/2016/01/17/scanlation-sunday-spirou-2000/
https://fr.wikipedia.org/wiki/Panade_%C3%A0_Champignac_(album)
https://blog.chordian.net/2016/09/18/spirou-and-fantasio/spirou_05_p32/
https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_de_los_robots#A%C3%B1os_1950
https://www.tebeosfera.com/colecciones/spirou_1979_mundis_-ardilla-.html
https://www.tebeosfera.com/colecciones/espiru_y_fantasio_1964_jaimes.html
https://www.tebeosfera.com/colecciones/espiru_i_fantastic_1964_jaimes.html
https://www.tebeosfera.com/numeros/pequeno_pais_1981_el_pais_796.html

http://amrazgz.blogspot.com/2020/07/1946-spirou-y-fantasio-franquin-3.html
https://www.tebeosfera.com/colecciones/spirou_1982_junior_-y_fantasio-.html
https://www.tebeosfera.com/colecciones/spirou_1995_junior_-y_fantasio-.html

http://artcomicenventa.blogspot.com/2015/01/el-artista-y-su-estudio-franquin.html
https://www.artmajeur.com/es/domy/artworks/2767161/chateau-de-skeuve-natoye
https://comicwiki.dk/images/1/19/Il_y_a_un_gaffeur_%C3%A0_Champignac1-2.jpg
https://www.bedetheque.com/BD-Spirou-et-Fantasio-Tome-24-Tembo-Tabou-2778.html
https://www.tebeosfera.com/numeros/spirou_2002_planeta-deagostini_-y_fantasio-_1.html
https://www.tebeosfera.com/numeros/spirou_1997_circulo_de_lectores_-y_fantasio-_1.html
http://bdzoom.com/55664/patrimoine/%C2%AB-la-foire-aux-gangsters-%C2%BB-par-franquin/

https://www.tebeosfera.com/colecciones/spirou_1980_mundis_-y_fantasio._coleccionista-.html
https://www.museocostarica.go.cr/divulgacion/articulos-educativos/mamiferos-de-colas-prensiles/
https://www.brokenfrontier.com/franquin-jidehem-dupuis-les-robinsons-du-rail-la-peur-au-bout-du-fil/
http://lesherosdepapier.free.fr/forum/viewtopic.php?t=212&sid=b04bbbeda759a7b34ab591d3af5602e3
https://siguealconejoblanco.es/comics/comic-europeo/especial-numero-1000-de-la-revista-spirou-1957/
http://bdzoom.com/7521/patrimoine/le-coin-du-patrimoine-bd-les-%C2%AB-spirou-%C2%BB-de-jije-2eme-partie/
https://www.tebeosfera.com/numeros/maravilloso_mundo_del_comic_el_1987_grijalbo_plaza_y_janes_7.html
https://didactalia.net/comunidad/materialeducativo/recurso/cola-prensil/5cd914e9-7449-41fd-a3c5-bb4476f576b6
https://www.comixology.com/Spirou-et-Fantasio-Vol-2-IL-Y-A-UN-SORCIER-A-CHAMPIGNAC/digital-comic/563336
https://www.galerienapoleon.com/author-comics_planche-originale-de-gaston-par-franquin-original-comic-art_gb_211.html
https://siguealconejoblanco.es/comics/comic-europeo/spirou-descubre-europa-1958-una-historia-inedita-de-franquin/
https://www.todocoleccion.net/comics/comics-spirou-fantasio-integral-3-franquin-1952-1954-andre-franquin-cartone~x165231578
http://www.spirou.free.fr/affiche.php?action="d"etail&asso=1&annee=1951&numero=669&table=spirou&menu=1&menu_id=23
https://www.bedetheque.com/BD-Spirou-et-Fantasio-L-integrale-Version-Originale-Tome-4-Le-voyageur-du-Mesozoique-140133.html
https://www.catawiki.com/fr/l/38215349-franquin-andre-plein-jeu-1946-n-8-couverture-joubert-et-12-toutes-illustrations-de-will-broche

Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 / v.1.6
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar