bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Puedes registrarte y conectarte usando tu cuenta de:

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 70 + 19:
 
año 59 de la era ibañez

una misión con destino a enania

 
  Ya en el despacho del Súper éste mostrará a los agentes una fotografía de Wolframio pero, por una vez, no contará con ellos para afrontar la misión. Éste decidirá encomendarsela a unos agentes más especiales: “Ocarino y Pernales”. Para los que aún no lo sepan comentaremos que en realidad dichos agentes no son otros que los propios Mortadelo y Filemón. Fueron una de las cuatro propuestas que Ibáñez entregó a Bruguera en 1957, pocos meses antes de que se publicase su primera historieta. Los aficionados quisimos recuperar una de estas propuestas desechadas hace décadas por Bruguera tomando como modelo unos “supuestos” bocetos publicados con motivo del 25º aniversario de los personajes.


Izquierda: Uno de los bocetos de Ibáñez para Filemón.
Derecha: Versión de Ocarino realizada por Jordi David
inspirándose en el primitivo boceto de Filemón

 
  Los nuevos agentes serán una suerte de “alter-ego” de Mortadelo y Filemón, pero estos no se dejarán pisar y les tenderán una emboscada en los baños del aeropuerto suplantando su identidad para poder pasar desapercibidos ante sus escoltas (Bestiájez y Toneládez).
 

Mortadelo y Filemón tienden una emboscada a Ocarino y a
Pernales en los baños del aeropuerto y suplantan su identidad

 
  La admiración entre los miembros del foro por Franquin y sus personajes es tal que a ninguno nos extrañó la propuesta de Miski: disfrazar a Mortadelo a imagen y semejanza del célebre Spirou. El agente aprovecha el atuendo de botones para eximirse de cualquier responsabilidad en su infructuoso intento de captura del villano años atrás. Jordi también aportó su granito de arena y propuso introducir a la atractiva azafata Natacha, célebre personaje del cómic franco-belga, en una de las escenas del aeropuerto. La azafata terminó paseando su escultural cuerpo ante la embobada mirada del agente Toneládez.
 
Izda: Mortadelo se disfraza de Spirou / Dcha: La atractiva Natacha, célebre personaje de
cómic franco-belga, hace su aparición en el aeropuerto
 
  Una de las preocupaciones que surgieron durante la creación de la aventura fue la capacidad que tendríamos de acercarnos al humor de Ibáñez -en sus múltiples manifestaciones- y a la cinética de sus gags. Apostar por un guión más elaborado nos obligaba a reducir la frecuencia con la que Ibáñez introducía los gags. Pero la experiencia de Jordi, que había realizado cerca de trescientas historietas cortas en su etapa en Bruguera, sirvió para explotar un poco más el humor que se podía sacar de cada viñeta sin la necesidad sobrecargar las páginas con más gags.

El humor con la tortura; uno de los más explotados por Ibáñez. Los personajes
no dudarán en sacar su vena sádica ante cualquier humillación del “Súper”


 
  Desde un principio Miski planteó la idea de llevar a los agentes a algún país de Europa, siguiendo la estela de grandes aventuras como “El sulfato atómico” o “¡En Alemania!”. A partir de esa idea Jacket Man, artífice de buena parte del guión principal, propuso que la misión tuviese lugar en Enania, la capital de los Países Bajitos. Pero aún había que pensar en un argumento sólido para la aventura y éste terminó recordando al de un películas de James Bond: un científico egocéntrico habría instalado su guarida en la cordillera del Urrakórum, próxima a Enania, e intentaría convertirse en el amo del mundo tras apropiarse de un cargamento de Franquinio-97, altamente radiactivo. El nombre que más nos sedujo para el villano fue el de Wolframio y, a la postre, terminó dando lugar al título de la aventura, muy en la línea de las novelas de Ian Fleming: “¡Con “W” de Wolframio!”.


El “Súper” muestra a los agentes
una fotografía de Wolframio

   La propuesta de JacketMan definía a Wolframio como un hombre alto y delgado, peinado con brillantina y bigote fino (una línea recta perfecta típica de Ibáñez), elegante, con su bata de doctor loco. Un poco en la línea de Jorge Negrete. Jordi creó hasta quince modelos para que los aficionados seleccionásemos aquel que más se ajustase a la idea original.
 

Los quince modelos de Wolframio que Jordi realizó partiendo de la idea propuesta

página 2
 
Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 (by Google Analytics)
 / ver.1.5 beta
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar