bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Puedes registrarte y conectarte usando tu cuenta de:

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 41 + 25:
 
año 59 de la era ibañez

planos de encuadre


   El encuadre es la distancia a la que el espectador ve la acción. Existen varios tipos de planos de encuadre. Ibáñez trabaja con todos ellos (especialmente los planos medio y lejano). Su repertorio se irá enriqueciendo a medida que su técnica evolucione.

- Plano de detalle: Lleva la vista del espectador muy cerca de algún elemento que se quiere destacar. También se utiliza para dar a conocer algún detalle que se ha pasado por el alto en las viñetas anteriores.


"Contra el gang del Chicharrón" (1969)


- Primer Plano: Normalmente centrado en el rostro de algún personaje. Ibáñez casi siempre los utiliza para enfatizar la expresión o la agresividad de los personajes.

"Magin el mago" (1970)

- Plano Medio: Muestra los personajes hasta el torso, incluye la expresión de las manos. Muy frecuentes en las aventuras de Mortadelo y Filemón:

"El señor Todoquisque" (1992-93)

- Plano Americano: Importado del cine del oeste. Recorta justo por las rodillas (necesario para mostrar los revólveres de los personajes). Son escasos pero también se encuentran en el repertorio del autor.


"A lar armas" (1974)
 
- Plano General: vemos el personaje de cuerpo entero. Ya se muestra el escenario donde se encuentra el personaje. Son los más abundantes en las aventuras de Mortadelo y Filemón.

"La estatua de la libertad" (1984)

   Algunos de estos planos generales tienen una anchura mayor que el resto, se trata de un "plano general largo", como el que vemos al final de la aventura "Valor...¡y al toro!". Éste, en concreto, tiene un efecto de perspectiva creando una mayor definición en los elementos más cercanos y menor en los lejanos.



"Valor... ¡y al toro!" (1970)


- Gran plano General: Se destaca el escenario, los personajes se ven pequeños y están rodeados por el entorno. Suelen llevar un trazado más cuidado y elaborado que en el resto de planos.

"El Jurado Popular" (1996)

    Los encuadres irán variando en función de la incidencia angular del punto de vista. Tendremos así diferentes tipos: picados, contrapicados, normales, cenitales, subjetivos.... Veamos ejemplos de todos ellos:

- Angulación normal (ángulo frontal): La más habitual en las viñetas de Ibáñez. Utiliza un punto de vista bajo (también conocido como vista de rana) en el que la línea de horizonte se sitúa a ras del suelo produciendo un ligero efecto óptico de ‘falso contrapicado’. El encuadre carece de profundidad de campo y de perspectivas lo que simplifica el dibujo de la viñeta a Ibáñez.

"¡En la luna!" (2009)
 
- Plano ligeramente picado: Es muy frecuente en las aventuras de Mortadelo y Filemón. El encuadre no situa la vista del espectador a ras del suelo (como en el caso anterior) sino en un punto ligeramente superior. Los rostros de los personajes siguen apareciendo en posición frontal. Permite ver los objetos que se encuentran a nivel del suelo (o en el suelo) con mejor perspectiva.

"El antídoto" (1973) y "Timazo al canto" (1995)


- Plano picado acusado: Muchos más escasos aunque también aparecen en algunas historietas. La perspectiva de la escena se enfatiza, y se inclinan las líneas verticales que convergen en un punto de la zona inferior de la viñeta, o situado por debajo de ella (perspectiva del cuadro inclinado).

"La estatua de la libertad" (1984)

- Planos contrapicados: También son escasos. El encuadre se situa en la parte inferior aunque con menor frecuencia. Las líneas verticales convergen en un punto situado por encima de la viñeta, aunque Ibáñez demuestra no dominar algunos conceptos de perspectiva como el "punto de fuga" como demuestran algunas de las viñetas en las que recurre a contrapicados (especialmente al representar edificios).


"Gatolandia '76" y "Los invasores" (1973-74)

- Perspectiva óptica: En las historietas más primitivas se utiliza este recurso más propio de los tebeos de la posguerra para conseguir un efecto de profundidad en las viñetas haciendo uso de siluetas a diferentes escalas. Una forma más rudimentaria" de conseguir una perspectiva pero efificiente al fin y al cabo. No hay que olvidar que la mayoría de los dibujantes de historietas eran autodidactas y muchos desconocían los principios teóricos de la perspectiva. Con el tiempo muchos de estos dibujantes aprenden a base de imitar recursos y técnicas de otros dibujantes a la vez que compensaban dichas carencias con otras soluciones imaginativas.

Pulgarcitos 1394 y 1395 (1958)

   En concreto Ibáñez utilizará otros recursos más evolucionados a la hora de crear profundidad aunque seguirá combinándolos con otros más tradicionales como el comentado anteriormente.

"Los diamantes de la gran duquesa" (1972)
 
   Aunque el dibujante ha tocado casi todos los palos en lo que a planos de encuadre se refiere, lo cierto es que su obra se basa principalmente en el uso de dos o tres tipos (de cada una de las categorías mencionadas: encuadre y angulación). Se echa de menos más variedad de planos y cambios de perspectiva que pudieran aportar algo más de riqueza a la aventura (y al lector). Las aventuras más recientes confirman que Ibáñez ha abandonado definitivamente esa senda y seguirá fiel a su estilo habitual en esta disciplina.

página 7
 
páginas:
Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 (by Google Analytics)
 / ver.1.5 beta
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar