bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Puedes registrarte y conectarte usando tu cuenta de:

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 82 + 49:
 
año 59 de la era ibañez

humor absurdo e irónico


El humor con lo absurdo  

   En ocasiones se nos deleitará con gags de tintes surrealistas totalmente inesperados para el lector que provocarán la risa precisamente por su factor sorpresa. Los ejemplos son numerosísimos y podemos encontrarlos ya desde las primeras historietas largas ("Chapeau el esmirriau", "Concurso Oposición"...). Especialmente recordado por los aficionados es el gag del león y el ascensor de "20000 leguas de viaje sibilino":

 

"Concurso Oposición" (1975)

 

"20000 leguas de viaje sibilino" (1996)


   El mundo de Mortadelo y Filemón tiene a veces toques oníricos donde nada tiene sentido. En "¡Terroristas!" hay un gag en el que los camellos beben gasolina para moverse por el desierto. "La Tergiversicina" está llena de situaciones en las que las cosas funcionan al revés, especialmente las mecánicas. Veamos un par de ejemplos:

 
"¡Terroristas!" (1987)

"La Tergiversicina" (1991-92)

  En otras Ibáñez utiliza este humor para hacer salir airosos a los agentes de una situación difícil. Hay numerosos ejemplos como éste sacado de "Los diamantes de la gran duquesa":
 

"Los diamantes de la gran Duquesa" (1972)
 

   Cuando los agentes visitan países lejanos Ibáñez recurre algunas veces al gag del "Metro": existe una estación de metro que conecta el lugar de trabajo de los agentes con el remoto lugar. Un ejemplo de este tipo lo encontramos en "¡Bye bye, Hong Kong!":
 
 

"¡Bye bye, Hong Kong!" (1997)
 
   Otro gag relativamente frecuente: un hombre se asoma a la ventana (habitualmente para dar de comer a las palomas o por cualquier otro motivo) y algo fuera de lo común acontece. La mayoría de las veces la víctima termina siendo ingresada en un centro psiquiátrico. El gag aparece de forma recurrente en otras muchas situaciones (no necesariamente desde la fachada de un edificio):


"La brigada bichera" (1981)
 

Humor ácido e ironías


   Las aventuras de Mortadelo y Filemón también están cargadas de ironías. Una de las más habituales es aquella en la que el Súper necesita a sus dos mejores agentes para una determinada misión pero, ante su ausencia, no le queda más remedio que recurrir a Mortadelo y Filemón:
 

"Operación: Bomba" (1972)


   Lo mismo sucede cuando el Súper amenaza a sus agentes, casi siempre lo hace de forma irónica o cargada de metáforas, como esta en la que regala un "relojito" a sus agentes para que siempre sean puntuales a la hora de entrar en la organización:


"Bajo el bramido del trueno" (2007)

 

página 11
 
Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 (by Google Analytics)
 / ver.1.5 beta
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar