bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Puedes registrarte y conectarte usando tu cuenta de:

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 44 + 16:
 
año 59 de la era ibañez

1959-1962 - primeros cambios


   Hacia el verano de 1959 comienzan a observarse algunos cambios que serán determinantes en la evolución de la serie: las referencias a Sherlock Holmes han desaparecido casi por completo. Mortadelo comienza a utilizar cada vez menos su bombín y su paraguas (aunque mantiene su levita), la nariz de Filemón, además de ser más alargada, se vuelve puntiaguda (su forma definitiva) y éste abandona poco a poco su chaqueta de fieltro por una chaqueta lisa o americana. En definitiva: se pierden detalles y se simplifica el trazo con el cambio en el tamaño de las narices como elemento más destacado.

   Si bien algunos de estos cambios comienzan a observarse ya en 1959, será en 1960 donde se conviertan en una constante. Un número clave es el Pulgarcito 1472 (1959), en el que vemos la metamorfosis de la nariz de Filemón, más afilada, además del mencionado cambio en la chaqueta. En el número anterior (P. 1471) los dos elementos aún no habían mutado.

 

Pulgarcito 1472 (1959) - La nariz de Filemón es
ahora puntiaguda y su camisa ya no es de fieltro.


   Después de ese número clave (P. 1472) veremos de nuevo a Filemón con chaquetas de fieltro y narices redondeadas. La explicación es simple: ciertas aventuras se publicaron ya en 1960 a pesar de que habían sido dibujadas muchos meses antes. Se editaban de manera desordenada, lo que hacía que se intercalasen aventuras más antiguas con otras más modernas. Esto sucede al menos en los siguientes números: 1475, 1476, 1477, 1478, 1480, 1485, 1491, 1496, 1498, 1511, 1512, 1513, 1517, 1519, 1521, 1523 y, especialmente, en los números 1530 y 1581:



Pulgarcito 1530 (1960) - El estilo tan primitivo demuestra
que la aventura se dibujó muchos meses antes de ser publicada y
que para 1960 la nariz y la chaqueta de Filemón ya habían mutado.

   Con Mortadelo sucede algo similar: aunque pierde el el paraguas y posteriormente el bombín hacia 1960 (los Pulgarcitos 1525, 1526 y 1535 son los últimos en los que Ibáñez utiliza el recurso del sombrero) sorprende ver, ya en 1961, a Mortadelo utilizando de nuevo dicho elemento (Pulgarcito 1549, de nuevo con Filemón con nariz redondeada y chaqueta de paño).



Pulgarcito 1549 (1961) - Mortadelo con bombín y Filemón con chaqueta de paño y nariz
redondeada. Un ejemplo más de una aventura publicada mucho después de ser dibujada.


 
   Asimismo, la mirada de Mortadelo, que en 1958 y 1959 era cómicamente incisiva (con pequeñísimas pupilas-punto sobre cejas casi siempre fruncidas o en posición horizontal) va, de alguna manera, “relajándose” a lo largo de 1960 y lentamente dichas pupilas van separándose ligeramente al ir ganando en tamaño, lo cual contribuye a que el personaje se libre de dicho estatismo gestual y gane una mayor vivacidad (1445, 1468, 1500, 1547, 1596 y 1625).



Las pupilas de Mortadelo aumentan
- Pulgarcitos 1451 (1959) y 1596 (1961) -

 

  Durante el año 1961 la cabeza de Filemón pasa paulatinamente de tener forma de “cohete” (1496, 1547) a adquirir la silueta de un balón de rugby (1578, 1590):


La cabeza de Filemón evoluciona (Pulgarcitos 1547 y 1590)

   El aumento del tamaño de las narices de ambos detectives vino influenciado de nuevo por el estilo de Vázquez. El cambio en Filemón acentuó aún más la diferencia de altura entre los personajes. La figura de Mortadelo se volvió también más alargada en esta etapa. Ibáñez madura especialmente su capacidad expresiva que utilizará para reforzar determinadas situaciones (sorpresa, miedo, malicia, confusión...).



En esta etapa los personajes ganan paulatinamente en expresividad

  
   En esta etapa las metáforas visuales evolucionan poco a poco. Por ejemplo, Mortadelo puede mostrar su enfado convertido en un león o convertirse en un muelle tras enterarse de que ha destrozado un Velázquez auténtico:



Pulgarcitos 1525 y 1538 -  Algunas metáforas visuales de esta primera etapa (1960)
 

   La personalidad de los personajes también va evolucionando: Filemón se vuelve más gruñón, tacaño y autoritario. A menudo encarga recados personales a Mortadelo desde su cómoda. El salario de Mortadelo es tan bajo que llega un punto en que Mortadelo terminará buscando otros oficios ajenos a la agencia de información. En la aventura publicada en el Pulgarcito 1447 (1959) lo intentará como capitán de un submarino con Neptuno como cliente (quien le pedirá que encuentre su corona robada):



Pulgarcito 1447 -  Mortadelo intenta compaginar
su trabajo en la agencia con otro trabajo


    En la aventura publicada en el Pulgarcito nº 1452 en 1959: Mortadelo planta a su jefe tras recibir una oferta de trabajo para la T.V. de Valladolid (que resulta ser la compañía de tranvías vallisoletanos). Este recurso humorístico se repetirá posteriormente de forma periódica (por ejemplo en el Pulgarcito 1557):

 

Pulgarcito 1452 -  Mortadelo inicia un nuevo oficio
y abandona la agencia detectivesca


   Un elemento que pasa casi desapercibido es el anuncio de publicidad que aparece en algunas aventuras ("CHICLE DUGLAS HINCHABLE"). Si bien aparece en algunas de las aventuras más primitivas de 1958 (Pulgarcitos 1395, 1398, 1400 y 1416), volverá a hacerlo en otro grupo de aventuras de finales de 1959 y principios de 1960 (1438, 1.465, 1.475, 1.484, 1.510 y 1.543). Fue algo bastante habitual en las historietas de Bruguera y seguirá siéndolo con el tiempo, tal como vimos en el artículo "Los personajes como reclamo publicitario".



Pulgarcitos 1465 y 1475 (1959) - Ejemplos de viñetas publicitarias de Chicles Duglas

 
 

página 2
 
páginas:
Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 (by Google Analytics)
 / ver.1.5 beta
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar