bienvenido!

Esperamos que te guste nuestra web, que hemos creado con muchas ganas y dedicando mucho tiempo

Puedes registrarte y conectarte usando tu cuenta de:

Usuario:
E-Mail:
Escribe cuánto es 25 + 50:
 
año 59 de la era ibañez


introducción

 
    Los primeros trabajos de "Mortadelo y Filemón" realizados por otras manos que no fueran las de Francisco Ibáñez se remontan al año 1966. Dicho año el dibujante Joan Bernet Toledano realizó una primera historieta de una página  para el Tío Vivo nº 278. Al año siguiente el mismo dibujante realizó 3 historietas más, también de una página, que se publicaron en los números 350, 351 y 352 de la misma revista. Toledano había trabajado previamente entintando trabajos de un Ibáñez desbordado de trabajo por aquel entonces. Cuatro años después, en 1971, se publicó un álbum de cromos de los agentes titulado "El medallón robado" cuya portada (y algunos de sus cromos) fueron realizados por Sagasty, que colaboró junto a Blas Sanchis, dibujante de la casa.

Portada del álbum de cromos de Dunkin
"El medallón robado" (Sagasty, 1971)


   Ese mismo año Bruguera encargó a Jan, que dos años después crearía a Superlópez, la realización de una serie de cuentos troquelados infantiles de 8 páginas cada uno. Al año siguiente, en 1972, ilustró varios "Cuadernos para colorear" con Mortadelo como protagonista. En noviembre de ese mismo año comenzaron a publicarse las primeras aventuras apócrifas de "Mortadelo y Filemón" de manera ininterrumpida, siendo Martínez Osete el autor más prolífico en dicha etapa previa a la creación del estudio de Blas Sanchis. Demos un breve repaso a las distintas fases o etapas en las que pueden dividirse los 15 años durante los cuales  la editorial Bruguera (posteriormente Ediciones B) generó incontables historietas de "Mortadelo y Filemón" ajenas a Ibáñez.

 
Cuentos Troquelados (Jan, 1972)


Primera etapa: El Estudio "Sanchis"

   Hacia 1973 Rafael González decidió crear un equipo de dibujantes y guionistas liderados por Blas Sanchis Bonet (con Antoni Bancells como ayudante más cercano) integrado por unas 15 personas (al margen de los entintadores). Blas Sanchis era un antiguo empleado de la editorial muy polivalente que incluso había sustituido a grandes autores como Manuel Vázquez o Francisco Ibáñez en algunas de sus series como "La Familia Cebolleta" o "Don Pedrito" respectivamente. De entre todos los dibujantes que integraron dicho equipo habría que destacar a Ramón María Casanyes,  pero también a algunos otros como Celestino Santanach Hernández (Tino), Toni Bancells y Jordi David Redó (David), casi desconocidos para muchos a pesar de haber realizado incontables historietas de Mortadelo y Filemón en dicho estudio. Otros, como Tha (Joseph August Tharrats), trabajaron en el mismo estudio pero sólo llegaron a entintar historietas de Mortadelo. María José Cano, que comenzó en el estudio como entintadora, terminó dibujando numerosas historietas de “El botones Sacarino” y alrededor de una decena de historietas de “Mortadelo y Filemón”. Francisco Pérez Navarro también estuvo integrado en el equipo, aunque realizando principalmente historietas de "El botones Sacarino". Martínez Osete, que ya había trabajado anteriormente para Bruguera realizando historietas de "Mortadelo y Filemón", se incorporó al "Estudio Sanchis" varios años después de que este ya funcionara; no intervino en su creación. Sanchis le hizo el favor de pedir a la editorial que fuese admitido en nómina para que el dibujante tuviese derecho a cobrar la paga de jubilación.

"Coca Loca Story" (Bruguera, 1973)
Con portada e ilustraciones interiores de Jan
 

   Sagasty, dibujante de la casa y jefe del estudio gráfico, colaboró también en esta etapa principalmente con portadas para diversas publicaciones (entre las que destacan "Super Mortadelo", "Super Pulgarcito" y "Super Humor") participando también en el mencionado álbum de cromos "El medallón robado" (1971). Hubo otros dibujantes, como Jan, que, sin llegar a estar integrados en el estudio, también realizaron historietas de Mortadelo y Filemón. En 1973  dibujó todas las portadas de la colección de novelas ilustradas "Risa Loca" además de las viñetas interiores de cinco de las ocho novelas que integraban dicha colección. Ese mismo año también se encargó de las ilustraciones del álbum de cromos "Las vacaciones de Mortadelo".

Portada de Sagasty
Super Mortadelo Bruguera nº 7 (1972)

"Las vacaciones de Mortadelo" (1973)
Ilustrado por Jan (con portada de Ibáñez)
 

   Los dibujantes del estudio contaron con una máquina “calcadora”, ideada por Bancells, que les sirvió de gran ayuda a la hora de imitar el estilo de Ibáñez así como  para mantener las proporciones de los personajes y unificar estilos entre dibujantes. El invento aumentó de manera considerable el número de aventuras producidas por el equipo aunque la editorial nunca llegó a recompensarle por ello. El dibujante terminaría abandonando la editorial en 1977, tras una discusión con el señor González, y comenzar a trabajar para Disney, como veremos.


El uso de la "calcadora" de Bancells dió lugar a la repetición de ciertos patrones en numerosas
viñetas de Mortadelo y Filemón como vemos en estas dos historietas dibujadas por el propio
Antoni Bancells ("Bombazo en las carreras" y "Bomberos") en 1978.


  En esta primera etapa del estudio  Sanchis, Ibáñez recibía de la editorial el borrador de un guión con al argumento principal y los gags para que diese su "visto bueno" o lo corrigiese si fuese necesario. Posteriormente Ibáñez delegó  esta tarea en los guionistas apócrifos. Estos, alrededor de una decena, fueron seleccionados de entre más de un centenar que se presentaron en la editorial tras leer el anuncio que la editorial Bruguera había publicado en el diario "La Vanguardia" en 1976 (ver imagen izda.). De entre todos los guionistas que realizaron historietas de Mortadelo y Filemón habría que destacar a Jesús de Cos, Jaume Ribera, “Mike” Ratera y Francisco Morillo. Otros, como Juan Zamora Talló, José  María Casanovas, , Jordi Pueyo, Pedro Roma, Francesc Mengual o Leonardo Díaz guionizaron un volumen de historietas muy inferior. Junto a ellos colaboraron con los guiones otros veteranos que ya llevaban tiempo trabajando en la editorial: Julio Fernández o Francisco Serrano. Blas Sanchis no llegó guionizar ninguna historieta de Mortadelo y Filemón aunque sí dibujó y abocetó varias historietas, realizó varias portadas e incluso algunos de los cromos de la mencionada colección “El medallón robado”.

Anuncio de Bruguera demandando "Guionistas-Dibujantes"
("La Vanguardia, 11/V/1976)
 

  Algunos dibujantes también llegaron a guionizar sus propias historietas. Todas, en el caso de Casanyes, o una parte de ellas, como sucedió con Bancells. Pero la editorial nunca pagó a estos dibujantes y guionistas en concepto de derechos de autor, erigiéndose así como la propietaria de cualquier personaje creado por aquellos. Tampoco acreditó la autoría de ninguna de sus historietas (a excepción de los guionistas). Con el tiempo toda esta ingente producción de aventuras fue elaborada de manera totalmente ajena al consentimiento de Ibáñez.
  El estudio permaneció dirigido por Sanchis hasta el año 1978. Juan Manuel Muñoz comentó que se incorporó a Bruguera en dicho año y que fue el propio Sanchis quien le dio su primera oportunidad, después de hacerle unas pruebas como entintador. Pero ese mismo año Sanchis abandonó la editorial para formar la agencia de dibujos infantiles Estudios Bonnet.


Blas Sanchis Bonet

Carnet de Bruguera - María José Cano (Dibujante, 1972).
La ilustradora ingresó en el equipo de montaje liderado por el Sr. Duque.
Después pasó a formar parte del estudio Sanchis como entintadora y, posteriormente,
realizando numerosas historietas de “El botones Sacarino”
y alrededor de una decena de cortas de Mortadelo y Filemón.

 
Portada de Blas Sanchis
Super Humor Bruguera nº 4 (1975)
 

Segunda etapa: "El Bruguera Equip"

    El Bruguera Equip fue una extensión del equipo que tiempo atrás había creado Rafael González. De dicho equipo ya habían salido algunos guionistas y dibujantes, como Bancells, pero habían llegado otros nuevos posteriormente, como Juan Manuel Muñoz o  Lurdes Martín, que había empezado como colaboradora de Casanyes, subcontratada por éste hacia 1977 y que se había incorporado en Bruguera hacia 1983-84. Con la misma firma se publicaron historietas realizadas por dibujantes de la agencia  Comicup Studio (fundada años antes –en 1980- por José Luis Cánovas Martínez) como Miguel Fernández y Daniel Pérez.


"El profesor Probeta contraataca" (Bruguera Equip, 1986)


   El nombre de Bruguera Equip comenzó a utilizarse de manera oficial desde 1985, cuando Ibáñez abandonó la editorial Bruguera para publicar aventuras de nuevos personajes en la revista Guai!. Poco a poco fueron publicándose varias historietas largas con la firma del “Bruguera Equip”. También empezó a aparecer, aunque no siempre, en las cabeceras de las historietas que se publicaban de forma serializada como Mortadelo 2ª etapa (a partir del n.º 270) o Mortadelo Especial e incluso en las portadas de los álbumes en los que se publicaban de manera íntegra como OLÉs y Magos. En esta época aparecieron “Que viene el fisco” (1984-85), “A la caza del Chotta” (1985), “El crecepelo infalible” (1985), “El mundial de México 86” (1986), “La Médium Paquita” (1986), “Simón, el escurridizo” (1986), “El profesor probeta contraataca” (1986) y “La secta del Zum-Bhao” (1986). Algunas de las historietas largas de esta época fueron realizadas por varias manos. Sirva de ejemplo “El profesor probeta contraataca”, en la que trabajaron, entre otros, Miguel Fernández (páginas 1 a 4) y Daniel Pérez (páginas 5 a 24). En dichos años se crearon, además, dos aventuras largas exclusivamente para el mercado alemán, que contaba con mucha demanda por aquel entonces: "Nur kein Gehetze - wir haben Arbeitsplätze!" (1986) y "Vom Affen gelaust und losgesaust!" (1987), que tradujimos al castellano como "¡Que no cunda el pánico! ¡Tenemos trabajo!" y "Monos con garrapatas, ¡y huidas por patas!" respectivamente. Ambas aventuras, de muy baja calidad, fueron dibujadas por Lluís Recasens (“L'Avi”), que reconoció haberlas dibujado  a base de calcadora partiendo de historietas de Ibáñez. Fueron distribuidas al mercado alemán a través de la agente Jutta Langer.

"¡Que no cunda el pánico! ¡Tenemos trabajo!" (Página 1, 1986)


Tercera etapa: "El Equipo B"

   A finales de 1986 el Grupo Zeta compró Bruguera (y con ella todo su material) pasando esta a formar parte de Ediciones B. El nuevo director, Miguel Pellicer, encargó más material a los trabajadores del Bruguera Equip, integrado aun por dibujantes como Lurdes Martín y  Juan Manuel Muñoz. El equipo pasó a llamarse “Equipo B”. Así, a partir de 1987, comenzaron a publicarse nuevas historietas de "Mortadelo y Filemón" firmadas por dicho equipo, a la espera del retorno de Ibáñez a la editorial. Al igual que en la etapa anterior, la editorial también encargó algunas de estas historietas a la agencia Comicup Studio, que contaba con dibujantes como Enrique Cerdán.
  En esta etapa se publicaron tres nuevas aventuras largas: “El lavador de cerebros” (1987), “El rayo transmutador” (1987) y “La banda de Matt U’Salen” (1987), que aún mantuvo la firma del desaparecido “Bruguera Equip”. También vieron la luz numerosas historietas cortas como "Bienvenido Papá Noel" (1987), "Condenados por el hampa" (1987), "El sastre" (1987), también aún con firma del Bruguera Equip, "El antídoto" (1987), "Jack el deshollinador" (1987), "La invisibilina" (1987), "La mafiosa" (1987), "La mano negra" (1987), "La perrita" (1987), "El samurai" (1988) o "La buenomicina" (1988), entre otras muchas.
 
"La banda de Matt U'Salen" (Equipo B, 1987)


   En aquel momento Ibáñez había decidido denunciar a Asensio, director del Grupo Z,  por publicar historietas  de sus personajes sin pagarle un céntimo en concepto de derechos de autor, lo que desembocó, como vimos en el segundo capítulo, en una dura batalla legal entre ambas partes. A principios de 1988, después de que Ibáñez llegase a un acuerdo con el Grupo Zeta, el “Bruguera Equip / Equipo B” se disolvió definitivamente. A pesar de todo, Ediciones B siguió publicando material de autoría apócrifa, incluidas al menos dos portadas de Juan Manuel Muñoz, en varias de sus publicaciones, y siguió haciéndolo durante años de forma indefinida con historietas como “El caso de los párvulos”, de Casanyes,  sin que este cobrase ningún tipo de beneficio.
 


Portada de la revista "Yo y Yo" nº 4
(Francisco Ibáñez, 1987)

   En este capítulo intentaremos realizar un recorrido a lo largo de la vida y obra de los principales guionistas y dibujantes que más destacaron en aquella etapa "oscura" y que supieron insuflar vida, con mayor o menor fortuna, a los personajes del cómic más famosos de nuestro país.

página 1
 
Comparte esta página
 
 
Ir arriba
fomulario de contacto

formulario de contacto

nombre:
e-mail:
mensaje:
Tienes que activar JavaScript para poder ver el CAPTCHA aquí!
Desarrollo y diseño: Pablo Sánchez / Contenidos: Alfredo Sánchez + Colaboradores / Visitas: 
 (by Google Analytics)
 / ver.1.5 beta
Estadísticas
Opciones
Ocultar frases de Ibañez
Mi cuenta
Desconectar